Banffiversario: 6 de noviembre de 2014

6 nov. 2014

Otra vez pesadillas. Esta vez, Manuel nos troleaba a Alberto y a mí, en anónimo, pero lo descubríamos. Y no sabíamos si confrontarlo o qué. Uff. Desperté sacada de onda, pero se me pasó. Fui al gym y, como es usual, hice elíptica mirando el Food Network. Me tocó ver cómo se hace el Ben & Jerry’s de chocolate y se me antojó un montón. Hasta decidí ir por fin a la heladería del pueblo por uno. Ah, pero entonces fui al lunch y, entre los postres, había ¡helado de chocolate con chispas! :)
Comí stir fry de res con brócoli, granitos de elote, espinaca, lechuga, sopa de papa con bluecheese y pedí un té de manzanilla con menta. Riquísimo. (Ah, y un poquito de pollo que estaba meh).
Vine al estudio. Acabo de terminar de leer The magic orange tree, cuentos haitianos recogidos por Diane Wolkstein. Me gustó mucho.
Creo que iré al correo y al thriftstore. Regreso :)

¡Cena!
Coliflor con tumeric
banana custard flan
Tilapia with beurre blanc
Veal al vino tinto
Papas roasted al limón
Pasta (corbatas)
Sopa de papa con bluecheese (crema)

10:58 pm
Llovía cuando salí al Thrift Store. Pero es un bonito paisaje e iba yo preparada. En el camino me crucé con un tipo que iba en sandalias, brrr.
Fui a la tienda, me fue súper. Por 20 dlls compré dos pantalones, una blusa, una sudadera, una falda, cuatro discos y cinco libros :D
Luego caminé un poco y regresé. Cené (ver arriba) y volví al estudio. No creí que pudiera trabajar, pero hice otro cuento. Oh, antes del estudio y después de la cena pasé al Writer’s lounge y saqué dos libros.
Hmmm… Me duele mucho, mucho la cabeza. Creo que paro aquí por hoy y duermo.

banff dia 31

El pie de foto dice:

Día 31 en Banff.
Salí a caminar a eso de las 3 de la tarde. Llovía. Entré a una tienda en el pueblo (sí, la de segunda mano) y al salir parecía ya de noche, pero eran las 4 y media. La noche, en cambio, sí es noche-noche, con luna entre los árboles y toda la cosa.

Banffiversario: 5 de noviembre de 2014

Y dice…

5 nov

El masaje estuvo muy bien. MUY. Me dieron antes a llenar una hoja como de historia clínica y lo hice muy mona yo. llegué un poco antes de la hora y Tyler, el masajista, propuso un masaje descontracturante en espalda y piernas. Acepté, claro. Duró poquito más de una hora y estuvo muy bien.
De ahí fui a la biblioteca, me leí un cuento de Laefcadio Hern que no conocía, «El niño que dibujaba gatos». Me gustó. Luego fotocopié la primera parte de «Neighbours», de Gloria Sawai, y me fui al estudio. Empecé a trabajar una historia. Creo que es la última de Mixtape que haré andando por acá.
A las 5.30 fui a cenar a Vistas con Valentina y luego la acompañé al pueblo a comprar cigarros. Antes de regresar pasamos a un pub y me invitó un highball de rye y canada dry. Volvimos a eso de las 8.30 a nuestros respectivos estudios. trabajé un poco más, no demasiado, y me fui al cuarto.

[khorma]

pasé mala noche, con pesadillas en las que no encontraba mi cel y pensaba en llevar una maqueta / escuelita fisher price. Raro. Desperté a las 7 (y antes a las 3.30, a las 4 y cacho y a las 6).
A las 8 y cachito me escribió Valentina, que desayunaría en Vistas, y me apunté. Lo de siempre con kale y sin yogurt. Luego fuimos a Comunity Services a preguntar algunas cosas que necesita en su estudio y fuimos a Kinnear. Su tarjeta sigue sin furular en darle lana, qué raro.
Y entonces, mensaje de Gerardo Sifuentes: que había una cosa con la base de datos de Televisa, que me tiene como empleada (!) y que, por lo tanto, no me podían pagar el artículo de zombis que les hice ¡hace un año! Que él ya les había dicho que nel, que no trabajo ahí, pero que les escribiera yo. Así que fui al estudio a eso. Luego, a pensarle al cuento. estoy un poco atorada. Porque, además, me llegan montón de ideas y estoy como Caperucita, persiguiendo mariposas sin atrapar ninguna.
Así que me vine a Vistas al lunch. Un poquito de pollo, crema de zanahoria con coco (muy buena), chícharos, brócoli de un stir fry de puerco con salsa de algo (checaré), papa spicy, espinacas, una probadita de tortilla española y cheesecake con cereza que estaba súper yumi. Té de menta. Ah, y una probadita de khorma vegetariano.

* la salsa es hoisin.

Cosas que vi
En la mesa de BIRS (hay que checar), un tipo igualito a Joe Hill.
Frente a la comida, una chava le dio a otra una nalgada. Con su plato. Del lado que recibe la comida. Y luego se sirvió. Guiú.
Ah. Ayer teri me sorprendió con la nota amable: ¡los billetes nuevos huelen a maple! :)
Ya acabé de comer. Vuelvo al estudio.
Ah. ¡Ayer llegó carta de Maribel! :D

10.05 pm
Y yo con sueño de 1 am :)
Después de comer, en el estudio acabé el cuento de Claudia. No salí a cenar: me hice una sopa de microondas. Platiqué con Alberto, baboseé en la red. Y ahora estoy en el cuarto para dormir. Espero empezar mañana otro cuento o, cuando menos, leer los libros que saqué de la biblioteca.

Korma. Khorma, qorma o kurma. Viene del turco kavurma. Es un plato originario de Asia Central u oriental y consiste en carne o vegetales dorados a fuego lento enm una salsa especiada hecha con yogurt, crema, nueces o pasta de semillas. Kavurma significa «carne cocinada». Es un plato de India y Pakistán. Su origen se remonta al siglo XVI, a las incursiones Mogules en lo que hoy es India, Paquistán y Bangladesh.

Bircher Muesli –> Papilla de cereales llamada así por su creador, Maximilian Bircher-Benner, médico. La receta original lleva más fruta que granos. (Es algo del desayuno que me gusta) :)

banff dia 29

Banffiversario: 4 de noviembre de 2014

Creo que en todo el tiempo que llevaba en Banff no me había dado el mal viaje de pensar que mi proyecto pudiera estar saliendo de la chingada hasta el 3 de noviembre. Por eso, ese día (que relaté hasta el día 4) me salí a pasear. Me parece interesante que en la nota correspondiente no menciono el susto que tuve cuando me sentí perdida, ni el letrero de «no pasé de aquí, lo que sigue es corredor de vida salvaje», ni la inquietud de «ups, quizá debí avisar que me iba a salir a caminar a los pantanos» -ni el alivio cuando al fin topé con gente o cuando me di por vencida y activé el 3g del teléfono para usar el gps para regresar. Pero si pasó, yo me acuerdo ;)

En fin, que dice así:

4 nov 2014

Sí, ayer estaba muy cansada. Me levanté a las 7 y a las 7:30 ya estaba desayunando en Vistas (huevo poché, espinacas, manzana al horno, lo de siempre). De ahí fui al gym, estuve en la elíptica -y me pasé por el cuarto para bañarme. Y me fui al estudio. Alberto leyó el cuento de Yoshi y, aunque le gustaron partes, el todo no le parece que funcione. Era un poco lo que me temía. la verdad, mi temor es que todo el proyecto sea una basura :( Así que, por consejo de Alberto, me salí a caminar. Primero llegué al hotel Banff Springs y luego fui pal otro lado. Quería ir al Cave and Basin, que es un sitio histórico (no sé por qué cada vez que lo quiero mencionar le digo Vase and Cabin), así que me puse a andar.
Junto al museo que hay en un campo recreativo vi un venado. Adelante estaban arreglando la carretera. Adelante topé con un letrero que indicaba el marsh Loop, y según yo lo tomé: 45 mintuos la vuelta completa, según. No sonaba mal. Y era otro paisaje y no había nada de gente…
Primero, pastizales secos y charcos congelados.
Luego, un camino muy lodoso con huellas de tráfico equino constante. De un lado el río y, del otro, lagunitas congeladas. Yo no veía para cuando iba a torcer el camino para regresar al punto de partida. Y pos no. Llegué a un camino más grande (y sin lodo) muy lejos de donde había empezado. Había un letrero que indicaba, para un lado, un sendero de caminantes muy lejos de mi rumbo original. Para el otro, el Cave and Basin. Y, para el lado por el que yo había llegado, los Recreation Grounds. En resumen, no tenía ni pies ni cabeza. Ahora que lo veo en el mapa, lo entiendo mejor. Total, que regresé a cave and Basin, que estaba cerrado. Vi un micromuseo, también cerrado, sobre los campos de trabajo forzado que hubo durante la primera Guerra Mundial. Y retaché. En el pueblo compré harta madre, lo confieso: cuadernos, post its, unos audífonos, sobres para mis cartas, coca zero para cuando venga Alberto, jamón, queso, unas fantas…
Llegué al Centro a las cinco, muerta de hambre. Metí las cosas al refri y fui a Vistas. Comí salmón glaceado en maple y salsa de soya, una pasta de moños en salsa cremosa de chorizo y verdura. Clafutí de pera, cheesecake de limón. Y me fui al estudio. No trabajé mucho, pero estuve más tranqui. Y luego, 7.30, fui al estudio de Valentina a festejar su cumple. Le di unas cremitas. Platicamos. Nos fuimos a Maclab y cenamos pizza. llegué al cuarto a las 11.30, tan cansada :)

Hoy me paré a las 7. Fui a desayunar con Valentina a las 8.30. Amanecí contracturada, así que agendé un masaje para dentro de un rato. Mientras, escribo. Esto.
(Desayuné espinacas, huevo, yogurt, café y medio vaso de jugo, media manzana al horno y medio jitomatito).

La foto que sigue es del día 4 y no del 5, porque, en realidad, es el día que se reseña aquí. El pie decía:

Día 28 en Banff (sé nos escapa el tiempo, se nos escapa). Día en que una vuelta mal dada me llevó a un paisaje inesperado: ¡un pantano congelado!
Caminata muy larga, otros ángulos, otros venados. Y, para terminar festivamente, pizza de cumpleaños de Valentina :)
(La última foto, ¿no parece como de peli de horror?)

banff dia 28

Banffiversario: 30 de octubre de 2014

A decir verdad, no sé muy bien por qué sigo transcribiendo mi diario del año pasado aquí: sé que la mayoría de la gente no se asoma a los blogs ni a ningún otro rincón de Internet que no sea Facebook. Sé, también, que la mayoría de la que se asoma a FB no da click en las ligas, ni lee los posts: ve las fotos y opina con base en los titulares de las notas. Pero supongo que, en realidad, sigo con el ejercicio de transcripción por demostrarme a mí misma que puedo ser constante aunque sea durante siete semanas. Y, sobre todo, porque es un modo de dejar constancia para mí misma, para mi cabecita desmemoriada, de eso que viví en Banff. (Y, también, es verdad, porque hay un puñado de gente que me da por mi lado y lee y comenta. De todo corazón, gracias).
A fin de cuentas, si hiciera las cosas por ser popular, ¿no sería mejor que pusiera, no sé, fotos de mis gatos?

En fin, que sigo, porque la de hoy es una entrada larga…

30 de octubre

8.56 am
Decidí bajarle un poco al ritmo hoy. Desperté a las 7 y cacho pero quité la alarma y dormí un poco más de media hora, eso me dio la idea de bajarle a las carreras. Así que tomo café y como un snack de usana, en bata, después de haberme bañado. Y platico por mensajito con Alberto.
Tendría que mandar algunas cartas y postales hoy, y quiero trabajar en el cuento de Pavel el tatuador.

10.47 pm
En la mañana me puse a leer sobre la historia del punk y de tatuajes. Luego fui al lunch y al estudio. A eso de las 2 fui al pueblo. Me compré unos pantalones de pana rojos, dos bras, dos sudaderas, un suéter, una blusita y unos tenis. Y una sudadera más que no me qedó. Pero todo por 27 dólares y con una sola prenda que no funcionó. Está chicles, ¿no?
Fui a la librería y compré mi Real Simple. Y a la drugstore por un zacate, jabón y una crema. Se me pegaron unas calcetas y un brillo para labios, un cepillo de dientes para tener en el estudio y unas bandas para el pelo.
Volví y me encerré en el estudio a trabajar. Ah, no. Antes fui a cenar. Res en filete al vino tinto, brócoli, papas. Yumi. Una lasagna de frijol no tan yumi. Ensalada y cheesecake de limón un poco empalagoso (el lunch fue lomo o pierna de cerdo, una cosa de pollo con champiñones, muy buena, verduras y cheesecake de moka y clafutí de pera).
Mientras iba al pueblo y de regreso, hice lo que nunca: ponerme a escuchar música con los audífonos. The Clash. Y encontré la rola para el cuento de Pável.
Así que luego de cenar me encerré en el estudio y acabé el primer borrador. :)
Qué gusto.
Mi plan era salir del estudio a las 8 para el al gym, pero entre que me llamó mi papá a las 7 y platicamos un rato, y que sí estaba avanzando a gusto, cambié el plan. Mañana iré al comedor a desayunar y luego al gym, creo. o espero. :)
Ah. Luego de la librería fui al correo. Me emociona ver que este cuaderno ya se va a terminar. ¿Compro otro ahora? ¿Hasta que de veras se acabe?
En fin. Ahora veré un poco de Netflix y dormiré.

Por cierto, esta entrada corresponde justo a la mitad del camino, el día 24 de los 48 que pasé en Banff. ¿Será por eso que me pregunto por qué sigo? Muy típico de mí, dudar justo a medio recorrido… Y bueno, acá la foto del día. Su pie de foto en fb decía:

 
Día 24 (de 48) en Banff: las nubes tienen quemadura en tercer grado (como dice la rola de mi querido Alejandro Rizo) pero, a diferencia de las estrellas que mueren por inanición en esa misma canción, yo me empaco un clafutí de pera (según yo, si uno mira la montaña y no el postre, se anulan las calorías).
Pero merezco el postre: imprimí lo que llevo trabajado y miren, es un montón. Tanto que me di permiso de ir a dar una vueltita al pueblo (vean qué coche más guapo me encontré en el camino).
Por cierto, chequen cómo se ve el caminito del estudio al dormitorio. ¡Da miedo! ¿Qué tal que se aparece la Gemela Malvada?

banff dia 24

Banffiversario: 28 de octubre de 2014

No, ayer no se me olvidó escribir por acá. Más bien fue que….

28 oct.
¡Ayer no escribí! Culpa de la dichosa socialización, me temo. Desayuné y loncheé con Heather. Estuve en el estudio y acompañé a Valentina al centro. Aaaaah. No, a ver:
Desayuné con Jimena, Gabriela, Valentina y Emily. Sí. Luego ayudé a Jimena a llevar sus cosas a recepción. Me estuve con ella hasta que llegó el transporter y me fui al estudio.
Fui al pueblo con Valentina -quería cigarros- y luego comí la cena con Heather. Me seguí en el estudio hasta que fue hora de ir a Maclab a despedir a Katherine y Alejandro. Luego Heather me avisó que había chance de aurora boreal.
Después de la cena caminé un rato por el Centro Banff y topé un venado. Luego, fuimos Valentina, Alejandro y yo a la terraza a tratar de ver la aurora boreal. Creo que medio nos congelamos. Ah, y en algún momento vi una marta :D
(la cena: salmón, yumi!)

banff dia 21

[Pero en FB sí escribí algo el 27 de octubre, como pie de foto. Dice:

Día 21 en Banff:
A Soyun Pobre le tocó el turno de la noche. En el de la tarde me visitó una marta. Y así se ve el centro Banff de noche.

]

Hoy desayuné tempra con Alejandro en Maclab. Pedí un omelet con cheddar y champis rebueno. Luego lo acompañé a recepción. Y me fui al estudio. En el camino, vi un venado echado, aw :)
Ah, ayer pedí cambio de cuarto. Y hoy me dijeron que sí, que mañana :D
Es el cuarto en el que estaba Alejandro, que está super grande.
Y bueno, trabajé en el estudio, terminé otro cuento. Comí lechuga y chícharos. Ahora puse ropa a lavar y en un rato iré por ella.

banff dia 22
[El pie de foto dice:

Día 22 en Banff:
El día empezó muy temprano, tanto que, ya desayunada, agarré a Soyun Pobre todavía en la cama. Y en la tarde, lavandería: no hay glamour sin trabajo (y en mi caso, aún con trabajo no hay glamour)

]

Banffiversario: 25 de octubre de 2014

Hoy no me siento bien. Me duele la garganta y a medio día tuve algo como migraña, nomás que duró menos de lo que dura una migraña. Pero me dejó toda lela. Así que, sin glosa, la entrada de hoy hace un año:

25 de octubre
Ok, ayer. Me levanté temprano y fui al gym. Luego regresé a bañarme y fui al lunch. Entonces pasó lo del contingente de chamacos, grr. Pero no estuvo tan difícil acceder a la comida. Me serví un quiche lorraine, una rebanada de meatloaf, un poco de «basa» (algún pescado) [esto, mientras una adolescente repetía estúpidamente «basa, basa, basa» y su amiguito le explicaba «es un tipo de pescado»], chícharos con algo como colifror o brócoli, pero de color amarillo, y un pastelito «angelfood cake», que se ve lindísimo pero que está meh. Iba con duraznos en almíbar.
Luego me fui al estudio y empecé un cuento, pero paré a las cinco para ir a ver el corto de Gabriela. llegué a Glyde Hall y resultó que era a las 5.30, así que fui un rato a la biblioteca. Saqué los guiones de Monty Python’s Flying Circus :)
Pero no tuve chance de ver mucho. Fui a lo de Gaby. Luego fui con Alejandro al pueblo. Fuimos a la tienda de segunda mano y ¡sorpresa! tenían la promoción de «todo lo que quepa en una bolsa por cinco dólares». Compré unas chanclas para poder ir a la alberca, unos botines, dos playeras y una bata. Lo malo es que a la bata le falta su cordón, ni modo. Ah, y compré dos discos.
Luego fuimos a la inauguración de una expo en el Whyte Museum. me gustó. Y hubo quesito y vino :) Creo que nos la pasamos bien. Bueno, yo me la pasé bien :P
Luego regresamos al centro, cenamos en Maclab. Yo pedí una hambruguesa, ay. Y me retaché al estudio, pero ya no a trabajar, sino a ver Netflix. me retaché al cuarto como a las 12, ay.
Por cierto, mi kindle fire ya sirve. Estoy agradecidísima con fa, qué bárbaro.
Hoy desperté a las 7 y me quedé en la cama viendo netflix. Al rato iré al lunch y al estudio a trabajar. Creo que hoy no haré elíptica. un día de descargo no está mal, ¿o sí?

12.39
Lunch: ¿Cuántops tipos de pescado hay? Es decir, en casa, en un buffet, te dicen «hay pescado». Acá, cada día es uno distinto: hallibut. basa. pollock. El de hoy fue lemon pepper pollock with corn salsa. Mucho cilantro para mi gusto. La pierna de cerdo estaba seca y dura, tache. Pero el arroz con almendras, los chícharos con zanahorias y el cheesecake de moca, súper. Ahora no quise frittata, era de «leek» y me suena a que es cebolloso. Pero he ampliado mis gustos un montón. O mejor dicho, me he flexibilizado.
Cuandoe staba terminando, un mesero me hizo la plática. Scott. Buena onda. Y luego llegó Gaby. Me invitó a una caminata a Sulphur Mountain pero decliné.
otra vez hubo montón de teens en el comedor, pero como llegué antes que ellos, me cayeron bien. Los estuve mirando. Había una chavita onda gossipgirl, con su mini y su abrigo, sus lentes rojos sin aumento, botín de tacón y media a la rodilla. Había las de jeans y botas, la de martens, los chavitos de jeans y playera blanca. espero que sepan que están hermosos como son, caray. Soy una cursi. Pero cómo se pierde tiempo en la adolescencia con las inseguridades.
Ay, shock cultural ayer: el guardarropa en el Whyte Museum. Es de autoservicio. Eso de la honestidad, caray. Cómo falta en el DF, ¿no?

11 pm
Estuve desde el medio día hasta ahorita. Pensé que me iba a salir al pueblo, pero no hubo tiempo. Eso sí, conocí a Heather, mi vecina de junto 8está en el Evamy). es muy amable. Me tocó ver tres venados correteando y balando :)
Luego se me desconfiguró el teléfono, ash. Pero no fue grave, creo. Y luego tocó el taller en casa de Erika. Genial el Hangouts, me cae. Cené mac and cheese. Y leímos texto de Edgar y Guillo. Entretanto, y antes, y después, trabajé con un cuento y lo terminé :)
Mañana toca darle al texto de Tierra Adentro!!! :)

banff dia 19

Banffiversario: 22 de octubre de 2014

El 22 de octubre fue mi día no 16 en Banff. El resumen en Facebook dice:

Día 16 en Banff: desayuno con vista a la montaña, visita a los estudios de artes visuales (y una historia caprichosa que quiso empezar a formarse después de las diez de la noche).

El diario corresponde:

22oct2014

Soñé que vivía en Perú y que Primo y Morris eran semi-ferales y que Ruy, el etólogo, era un chamaquito de 13, 14 años (era Francisco Javier, un compañero de Estrella en Vizcaínas!) pero que yo sentía que el chavito estaba suplantando al verdadero Ruy.
Me levanté a las 7.30 pero tardé en ponerme en acción: apenas a las 9 estaba desayunando. Comí espinacas al vapor (kale mata a espinaca, definitivamente), un huevo al horno, a medio camino entre tibio y cocido (muy bueno), manzanita al horno, champis, yogurt y un pancito que creí que tenía crema pastelera. Y no, era crema de limón, yumi. Riquísimo.
Luego fui al gym. Vi un poco las noticias: hubo tres tiroteos en Ottawa! :( Le cambié al Food Channel, lo confieso.
Regresé al cuarto, hablé con mi papá y Alberto, me bañé y ya estoy en el estudio, pensando en ir a hacer lunch o hacerlo acá. Qué difícil. (Lo haré aquí, para cenar en Vistas, creo).
Estoy haciendo cuentas, y creo que de los diez cuentos que llevo, sólo dos no son de amor. :( Chale. Necesito escribir algo que vaya de otra cosa.

12 de la noche

Sí, luncheé en el estudio (yogurt, zanahorias y una maruchán) y luego fui a los pone studios de artes visuales. Realmente tenía la itnención de ir a una tocada de música indie a las 7.30 y al festejo de Alejandro, pero me regresé al estudio, fui a Vistas a cenar y de nuevo al estudio. Y es que traigo el ánimo cucho.
Mañana se van a Texas mi papá y Mary -sé que es ridículo extrañarlos más, pero así es. Además, la cosa con los gatos no va bien. Y, para colmo, los estudiantes de Guerrero desaparecidos. Yo sé que es absurdo sentirme así, pero como que estar yo acá y ellos desaparecidos, y tantos asesinados, y tantos en pobreza extrema, y Alberto lidiando con los gatos, me hace sentir de algún modo indigna :(
Para más colmo, hoy no trabajé. Me choca cuando pasa.
Eso sí, cené bien: pollo en salsa de blue cheese, tantita pasta a la florentina, verduras, pastelitos (un trozo de cheese cake, uno de banana-chocolate y uno de sandcake). Café.
Y otra vez mientras digo lo que comí me siento culpable. Habrá que trabajar en eso, porque al mismo tiempo creo firmemente que la literatura, el arte, importan. Ayudan a curar. A impedir que asumamos la violencia, la injusticia, como una «normalidad», dice Alberto, y creo que tiene razón.
Pues eso. Ah, y creo que ya tengo un plot para otro cuento.

banff dia 16

En Facebook, además, escribí esto:

El otro día 16 en Banff: la impotencia, el coraje, la esperanza. No logro articular las palabras y por eso tomo prestadas las de María Elena Walsh. Se me quiebra la
Voz y por eso tomo prestada la de Mercedes Sosa. Dice:
Tantas veces me mataron,
tantas veces me morí,
sin embargo estoy aquí
resucitando.
Gracias doy a la desgracia
y a la mano con puñal,
porque me mató tan mal,
y seguí cantando.

Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Tantas veces me borraron,
tantas desaparecí,
a mi propio entierro fui,
solo y llorando.
Hice un nudo del pañuelo,
pero me olvidé después
que no era la única vez
y seguí cantando.

Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Tantas veces te mataron,
tantas resucitarás
cuántas noches pasarás
desesperando.
Y a la hora del naufragio
y a la de la oscuridad
alguien te rescatará,
para ir cantando.

Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Y la liga es ésta:

Banffiversario: 21 de octubre de 2014

Toca una entrada laaaaaarga. Medio me dieron ganas de censurarla tantito (la parte de un sueño que tuve) pero nomás oculté un nombre específico, el resto está, palabra por palabra, como en el diario. Manque alguien se burle de mis amigos soñados :P

21 oct

Anoche tuve un sueño inquietante. Ahora que lo pienso, he tenido varios y no recuerdo si los he anotado. En el de anoche, era de noche y yo andaba de fiesta con amigos, pero me acordaba de que no me había reportado en casa en todo el día y le marcaba a un exnovio. Él no contestaba, así que le escribía un mensaje de que me iba a quedar a trabajar toda la noche. Y me sentía mal de mentirle, mal de no querer llegar a estar con él, pero mucho peor de estar viviendo con él. ¿Qué me pasa?, pensaba yo, ¿qué hago viviendo con este vato?
Y uno de mis amigos, que me aplaudía el que yo optara por no volver a casa, era Barney Stinson. oh, sí. Eso pasa por ver How I met your Mother antes de dormir.

Por otro lado, desperté, platiqué con Alberto, voy a desayunar un licuado y a hacer ejercicio. Estoy pensando en ir a caminar en vez de hacer elíptica. ¿Qué tal suena?
Por otra parte, vi en FB que Roberto Wong ganó un premio y que Enrique Soria, el compositor de «Lejanías», anda depre. Creo que les escribiré a ambos para decirles algo bonito.

1:18 pm
Fui a caminar. Me fui por la orilla del río, crucé las vías del tren y me metí al Fenland Loop. Un paseo bien bonito, tranquilo y silencioso. De regreso, junto a las vías del tren vi a una venada con su venadito. Y cerca del río, a un venadote. Fue muy emocionante. Muy.
Luego caminé de vuelta al Centro Banff. llovía un poquito. Pasé por un mirador. padrísimo. Ya aquí fui por tinta a Community Services y a Vistas a echar el lunch. Me encontré ahí a Alejandro y luego llegaron Wade (gringo, creo que pintor), Jimena y Adrian. Comí verduras, pollo, clafouti de pera y strudel de limón (y pastel de chocolate con zucchini). Y me despedí de Adrian, que hoy es su último día.
Luego vine al estudio. Y he estado viendo HIMYM. pero pensando, pensando.

23.44 pm
¡Terminé el borrador del cuento que empecé ayer! Algo pasa pero es ya por la tarde/noche que se me prende el foco :( El chiste es que lo acabé y que no quedó tan mal, creo :)
Le escribí a Enrique Soria, el compositor de «Lejanías», que en la mañana andaba triste. A ver si me lee.
A las ocho quise ir a la sesión de música pero no encontré el lugar. Antes, me hice un sandwich en el estudio. me quedó rico, hasta eso. Usé la tostadora. Pero me lastimó un poco el paladar, ash. A ratos siento como que la gente acá medio me tolera y ya –> por eso me sorprendió cuando Adrian me dijo que le daba gusto verme para despedirse de mí :)
No sé, esto de socializar no se me acaba de dar.
Quiero escribirle a Luis Felipe Hernández, ni siquiera sé bien por qué. Y quiero dormir. Zzzzz.

banff dia 15

Banffiversario: 20 de octubre de 2014

Toca una entrada muy cortida. Al parecer seguía con el malviaje antisocial:

20 octubre

Un día tranquilo. Me levanté temprano, desayuné en el Vistas (kale, champiñones, un poco de huevo revuelto, manzana al horno y yogurt) y fui a hacer media hora de elíptica. Platiqué un rato con Alberto y mi papá en google hangouts y me fui al estudio. escribí mi País de maravillas y comí mac and cheese de microondas, una manzana y zanahorias. Estuve leyendo Mothertalk y compré por Amazon mi ejemplar. Platiqué un rato con Fa. Cdené en Vistas a las 6.30 –> pescado en salsa holandesa, lechuga, pizza vegetariana (de champis) y clafoutis de cereza. Me regresé al estudio y empecé un cuento nuevo.
Anoche soñé, por cierto, que probaba un sendero para llegar al pueblo por otro lado pero andaba yo con unos zapatos inadecuados. La opción era desandar lo caminado. Iba yo con alguien, pero ya no recuerdo quién… (Eso no tiene nada que ver con lo que hice hoy, pero me acordé). Creo que me debería dormir.
Ah, en el desayuno estuve platicando con Gaby. Y decliné de ir a la despedida de Adrien. La verdad me siento fuera de lugar entre tanta gente!

banff dia 14

El pie de foto en facebook dice:

Día 14 en Banff. ¡Clafutí de cereza para recordar mucho a Ivan «el Malo» Salinas y a Tanja! —y, por supuesto, a Alberto (Ya iremos de nuevo, beibe, ya iremos de nuevo).
(Y el resto del día fue trabajo).

Banffiversario: 19 de octubre de 2014

Un día en el que hablo de un problema que me aqueja con frecuencia, Banff o no Banff… (y es entrada larga)

19 oct

Son las 12 del día y voy despertando. Por segunda vez. hoy. Y es que estaba molida. Pero vamos por partes: ayer, luego de escribir aqupi, me fui al primer piso (planta baja) de Lloyd Hall, que es donde quedamos de vernos con Carlos. Llegué unos diez minutos tarde y no había nadie.
Luego llegaron Pascale y Anna. Pascale es artista visual de Quebec. Llegó con un ucraniano, Alex, que se presentó como «just a random guy». pero luego resultó que hace música y explora bosques y trabaja en una compañía constructora, creo. Anna es sueca y es pianista. Luego llegó Adrien, que es alemán y vive en Nueva zelanda y es compositor. Mucho después llegó Carlos, crudísimo. Y entonces nos fuimos, primero al súper y luego a carretera. No nos pararon por no llevar el permiso forestal. Nos detuvimos en Lake Louis Village al baño y seguimos al lago. Estaba chispeando y hacía frío. Y el lafo se veía increíble. Una pareja con paraguas paseaba en el embarcadero, era una imagen hermosa y nostálgica.
Empezamos nuestro paseo a un lado del hotelazo de Lake Louise (el Fairmont) y caminamos primero al lado del lago, luego por una especie de puente de madera junto a un mini-lago (del otro lado estaba un poco de lecho de lago: supongo que en verano crece), por una ladera rocosa, por un bosque y por un caminito al lado de una pared rocosa imponente. Finalmente llegamos al lugar en donde está la casa de té -estaba cerrada, bu. Ahí un pajarraco y unas ardillas le robaban (bueno, mendigaban) comida a la gente. Comimos algo de lo comprado en el súper (yo compré almendras y un chocolate que no me gustó) y volvimos al camino. ¡Qué cosa, el glaciar! Es realmente impresionante. Y el frío que hace no te lo crees. El viento pega con fuerza en la cara, pero sólo a ratos.
Como el caminito final, un sendero de unos 50 centímetros, estaba todo lleno de nieve pisada, era un camino resbaloso y muy preocupante (había rocas sueltas de un lado y una pendiente muy inclinada del otro) pero llegamos al final. Desde donde estábamos se veía, muy a lo lejos, en la cima de una de las montañas, una cabañita. [El lugar se llama Plain of the Six Glaciers y, ahora me entero, es zona de muchas avalanchas. Muchas. Tipo que en verano se pueden escuchar cada hora o algo así. En invierno es un camino cerrado. Creo que nos tocó una de las últimas idas del año].
Al regreso me caí. Nada grave, un sentón por la nueve resbalosa del sendero de 50 centímetros. Así que continuamos por las piedras, que a ratos estraban cubiertas de nieve blanquísima. En el camino platiqué un rato con Anna y Pacale (Alex se regresó por el otro lado del lago) y me sentí un poco fuera de lugar. No sabría decir por qué, pero me sentí vieja y torpe. Así que tratpe de cambiar mi ritmo para no ir con ellas ni con Carlos y Adrien, que venían atrás. Y no es que hayan sido groseras o que me hayan tratado mal. Pero, haciendo memoria, concluí que con mucha frecuencia me siento así, como que no pertenezco, que no encajo con la gente a mi alrededor, que me toleran pero que no soy una compañía grata. Sé que tiene mucho de malviaje pero es una sensación frecuente y desagradable.
En fin.
Llegamos al Fairmont y quisimos tomar el té ahí, pero pasaban de las cuatro y el té es de 12 a 3. Bu. El restaurante les pareció fuera de rango a Pascale y Alex (¿o fue sólo a Pascale?) así que nos fuimos al deli (despupes de esperar 15 minutos por una mesa y estar ya sentados viendo la carta. oso.).
Ahí pedí un té de menta y me quemé la boca bien gacho.
Y de ahí regresamos a Banff. Salió en 7.50 por persona. Como yo pagué la coca de Carlos en el deli, nomás le di cuatro dólatres. usé los dlls gringos que traje de Mx, no creo necesitarlos acá. Y como era su último día en Banff, ¿para qué quería dinero canadiense?
Le pusimos gas al auto y lo entregamos. Pascale y Alex se quedaron en el súper. Adrien y Anna se adelantaron para alcanzar la cena en el Vistas.
llegando al Centro Banff nos topamos con una venada con dos venaditos. Aw. ternurita. Nos despedimos Carlos y yo y llegando al cuarto, mensaje de Camila: Maclab a las 8. Eran 7:30. Así que descansé media hora y bajé al lugar. Comimos pizza (una buenísima de blue cheese con queso de cabra y champiñones) y papas dulces (camotes) a la francesa. me tomé dos cervezas y media y acabé molida.
Me la pasé bien, eso sí, aunque pasado un rato me dio la inquietud, esto de no encajar, de estar con demasiada gente. Porque estaba un compositor taiwanés (Wei Chie Jay Lin), Adrien, anna, Carlos, Alejandro, Gaby, Jimena, y varios más. Y sí, me dio el engente.
llegué al cuarto a la una de la mañana y dormí mal, con pesadillas de mucha gente en casa de mi tía estelita. En el sueño hablaban y hablaban y no me dejaban dormir. Le pedía a mi tía que me cambiara de cuarto y me mandaba a uno donde un gatito jugaba con un rascador con pelota (los llaman turbo)y no me dejaba dormir.
Desperté a las siete, luego platiqué un rato con Alberto, Mary y mi papá, que fueron a desayunar al italiannis, y me volví a dormir. Luego sigo, porque ahora iré al pueblo con Camila. Brb.

(1 am)
Pues fuimos al pueblo. Compré verduras y sopas. Ella, unos cigarros. Pasamos por una dulcería y Camila me invitó un chocolate con maple y macadamias delicioso. Regresamos al Centro y nos vimos de nuevo a las 3.30 para comer.
Luego, Camila y Jimena se fueron a caminar y yo me metí a la biblioteca. Saqué los tres libros de Alberto que tienen acá y devolví el de Juan José Rodriguez. Comencé el de Mothertalk y me encantó. Está genial. Es una especie de testimonial de una mujer nacida en Japón que emigró a canadá. Me está gustando mucho. Leí un rato en la biblioteca y otro rato en el estudio. A las 9 fui ooootra vez a Maclab: la despedida de Camila. Papas dulces y un café. Y luego, a eso de las 10, a la habitación. Platiqué por Hangout un rato con Alberto. Y ahora muero de hambre :(
Pero más bien creo que es hora de dormir.
Antes: ¡cómo me gusta la biblioteca! ¡Y qué sorpresa encontrar un libro de cómo envolver regalos y varios de Luis Felipe Hernández -quien, por cierto, le copió la dedicatoria a Alberto, hmmm.
Tamañana!

banff dia 13