Categorías
Varia invención

Días extraños

Tengo la teoría de que las Parcas, esas lindas viejitas que tejen los destinos de hombres y mujeres, son guasonas o están locas. No porque en algunas ocasiones me parece escuchar sus risitas (más bien carcajadas descontroladas), sino porque a veces se pasan de lanza.

¿No te ha pasado que, el día que tienes una cita importante, te aparece un barro en la frente, se te descompone el auto, o te rapta un ovni? A mí también. Las tres cosas. En un mismo día (era una cita très importante!).

Bueno, pues eso no es nada. He estado haciendo averiguaciones a lo largo, ancho y … y… y la otra dimensión cuyo nombre ahora se me escapa. Y me he topado con maravillosos y/o espeluznantes testimonios.

Por ejemplo:

  • Jorge Enrique Romero, habitante de la colonia Uruchástegui, tenía una cita a ciegas con una famosa modelo. Ese día, despertó sin sus ojos. Como no veía, no puede asegurar que sus ojos hayan desaparecido de su cara, pero está casi seguro. La cita fue realmente a ciegas, por lo que no se dio cuenta de que en vez de la modelo, su acompañante fue el capitán del equipo de Hockey local. Al día siguiente, tenía de nuevo sus ojos, debajo de un absurdo antifaz negro. Que usa todas las noches para dormir.

  • Eki Eki Eki Zipong, caballero de la orden de Ni, narra en su libro de aventuras ‘Las aventuras de los caballeros de Ni, por Eki Eki Eki Zipong, caballero de la orden de Ni’, que en el día que los historiadores iban a reseñar para la posteridad la Alta Edad Media, ésta amaneció midiendo 15 centímetros menos, por lo que tuvo que ser llamada la Baja Alta Edad Media. La confusión acerca de si era Alta Baja o Baja Alta hizo que los Historiadores se saltaran directamente al renacimiento.

  • P-345, habitante del planeta P-432, iba a dar una fiesta en su patio para celebrar el aniversario de la Conquista del P-654. Cuando salió a colgar los globos, encontró que ya no tenía patio. Ni planeta. Y que los habitantes de P-789 habían liberado a P-654 con ayuda de la gente rebelde de P-123.

    Y así podríamos seguir por horas, pero tengo un par de compromisos importantes y tengo que ir a ver qué me falta… o qué me sobra.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *