Pues nada, que a mí me caen como piedrita en el hígado. Me parece muy triste que gente más o menos «ilustrada» crea que el idioma que le tocó en suerte es menos «distinguido» que otras lenguas y que se empeñe tanto en «demostrar» su poliglotismo.

Yo sé que no siempre encontramos la palabra adecuada en español, pero, al menos en mi caso, casi siempre es a causa de mi propia ignorancia, no a falta de palabras en nuestro idioma. Ya sé que hay palabras como «web» o «cedé», que medio españolizamos pero que quedan básicamente en inglés, (o «cool», que, debo admitir, es una de mis favoritas). Algunas se arraigan tan fuerte que se convierten en parte de nuestro idioma, y eso está bien hasta cierto punto: es como las lenguas continúan vivas, crecen, se adaptan a los nuevos tiempos. Es parte de vivir en la aldea global (y de pasar ocho horas diarias en la red) y blablablá.

Lo que me encabrona es, más bien, encontrar textos del tipo:

Pues fui al theatre a ver una movie, you know what I mean? Pero llegamos too late y ya estaba todo sold out. Pout pout. IMHO, los cines deberían ser, you know, bigger. Fuck them all.

Me da asquito, la verdad. Porque en ese afán de desconocer el español, sólo empobrecen un idioma -sin enriquecer al otro, por cierto-. Y, para colmo, ¿creen que por hablar -¡escribir!- así van a hacer que los gringos se enamoren de ellos? ¿que el primer mundo los mirará con respeto? Sinceramente… no lo creo.

Y peor los mexicanitos que hablan en madrileño: ¡puajjjjjj! Y explico por qué con esta chulada de pensamiento, de don Rubén Bonifaz Nuño:

Tenemos que cuidar nuestra lengua nacional, que sin duda es una forma del español que se nos impuso en otro tiempo, pero que, si lo dominamos, podemos enseñárselo, ya como conquistadores, a los mismos españoles, cuyos escritores y académicos desde hace tiempo escriben pésimamente. Basta con leer la última edición del Diccionario de la Real Academia Española para percatarse de que están deshaciendo el idioma. Lo malo es que ese español en estado putrefacto que se habla en España, se nos está imponiendo a través de los medios de comunicación masiva.