Hoy declaro reinagurado mi cerebro. Está un poco herrumbroso por la falta de práctica durante el tiempo que duró la huelga.
Pero espero que, poco a poco, vuelva a recuperar su condición.
Por cierto, espero que 2007 sea un gran año para todos (siempre y cuando el concepto de «gran año» no implique joderle la vida a los demás, o lograr beneficios propios a costa de otros).