Ya necesito vacaciones… y todavía faltan dos meses y medio. Setenta y cinco larguísimos días.
Ay de mí.
(Aunque, en realidad, esto de trabajar no es tan tan tan malo)