Cosas sobre las que NO me gusta bromear

  1. Cualquier tema que implique reírme DE mi interlocutor(a) en vez de reírme CON él/ella. Puedo tomarle un poco el pelo a la gente, pero nunca con la intención de herir o incomodar, y cuando llega a pasar, me siento la peor.
  2. Las desgracias y tragedias humanas. O sea, me puedo reír en abstracto de un temblor, pero no me gusta bromear acerca de sus víctimas.
  3. Las esperanzas, sueños y aspiraciones de los demás. Puedo no compartir alguno, dudar de su sinceridad o viabilidad, pero si sé o intuyo que la persona en cuestión de verdad cree en eso, no me dan ganas de hacer bromas. Y si sus creencias atentan contra los derechos de alguien más, entonces me preocupan o me dan miedo, brr.
  4. Las carencias educativas debidas a falta de oportunidades. Por ejemplo, me parece horrible burlarse de la mala ortografía de alguien que difícilmente tuvo chance de aprender a leer y a escribir.

Y ya, creo. Al menos de momento no se me ocurren otras.