dolor de muelas, civilización en la boca, tos, seis inyecciones, miedo de ir al dentista de nuevo, mucho trabajo…
se siguen escuchando los tambores.