Selección de tuits

Mañana, miércoles 21 de noviembre de 2012, participaré en una charla del ciclo 140 caracteres en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia (Nuevo León 91, col. Condesa, México D.F.). La cita es a las 19.00 horas y están todos ustedes (y todas ustedas) invitados (e invitadas). Me dicen que, además, habrá transmisión en línea en esta liga: [esta es la liga y no otra].

El tema será la ficción en tuiter. Como estaremos ahí José Luis Zárate, Miguel Lupián y yo, hablaremos principalmente de horror, fantasmas, zombies, extraterrestres, ciencia ficción y cosas por el estilo. Yo digo que va a estar muy bien y espero que se descuelguen por allá.

Algo curioso: para la charla, me pidieron una microchirriantología de cinco tuits «de mis favoritos». Con horror descubrí que nunca guardo mis tuits, ni siquiera los que me parecen más simpáticos. Hice unos de zombies que estaban retecotorros, y nada: se han perdido en el timeline. Pero en vez de llorar, entré a favstar y busqué algunos tuis que pudieran servir para el asunto (tuis míos, aclaro: en estos tiempos echénicos, la precisión no está de más). El problema se fue al lado contrario: ahora tengo mucho más que cinco tuits (aunque los de zombies que me gustaban no aparecieron). Como tampoco por eso iba a llorar (digo, sí soy chillona, pero hay niveles), armé una pequeña selección, un poco al vapor, pero con harto sentimiento ;)

Es la que sigue:

 

Fantasmas

Me topé en la calle a mi abuelo. Murió antes de que yo naciera, pero lo reconocí por su tono sepia, idéntico al de la foto sobre el piano.

Anoche me visitó mi abuelo. Me contó que jamás visita a mi abuela en el panteón: Los fantasmas, me dice, le tenemos miedo a los muertos.

Ayer vimos a los borreguitos fantasmas. Los reconocimos porque flotaban entre la niebla del panteón y porque en vez de «beee» hacían «buuu».

Cuando manejo de noche no me gusta ver a los otros conductores. Temo descubrir que son fantasmas de muertos en choques.

Cuando me muera seguiré tuiteando. Seré la tuiterafantasma. Y quien me retuitee morirá al tercer día y será tuitero fantasma también. Y así.

«Rompimos porque nos separaban nuestras diferencias. Ella era de buena familia; yo llevaba tres años muerto» me dice, triste, y desaparece.

Me lo encontré en la calle. Se veía igualito, guapísimo. Días después me contaron que murió hace años. O sea que, otra vez, no me llamará.

 

Muerta ignorante

Cuando cumplí 18 años mis papás me sentaron para una conversación seria: «Hija, es tiempo de que sepas la verdad: moriste al nacer».

Cuando cumplí 18 años, mis papás tuvieron LA conversación seria conmigo: «Hija, el mundo se acabó hace diez años…»

Sepan ustedes que estoy muerta desde 1965. Todo lo relacionado conmigo, desde mi aparente nacimiento en el 76, es pura ilusión.

No me molesta haber muerto en 1997. Me molesta la cantidad de platos que lavé innecesariamente desde entonces.

 

Amigos imaginarios

Mi amigo imaginario no me pide dinero prestado: me pide, en cambio, sueños y miedos. Y nunca me los devuelve.

Mis amigos imaginarios se hicieron amigos entre sí y no me invitan a sus fiestas imaginarias.

Mis amigos imaginarios tienen cuenta (imaginaria) de twitter (imaginario) en la Internet de Nunca Jamás.

Mis amigos imaginarios hicieron una fiesta imaginaria y no me invitaron. «Ni te imaginas lo que pasó», presumen.

Mi amiga imaginaria se casó con mi amigo imaginario en una boda imaginaria y ahora tienen varios hijos imaginarios que yo cuido :(

Y de pronto descubrí que la amiga imaginaria era yo.

Que ya estoy grande para tener amigos imaginarios. Que es tiempo de madurar y tener colegas, jefes y clientes imaginarios.

La mayor parte del tiempo estoy casi segura de que soy real.

Yo pensaba que a esta horas el mundo sólo existía en mis sueños. Y mírenlo, tan real, tan independiente de mí. Me siento orgullosa.

En este rincón del mundo (que existe fuera de mis sueños) siempre me da por la nostalgia de otro rincón del mundo, uno que ya no existe.

¿Y si soy yo la que solo existe en los sueños del mundo? ¿Qué me pasará cuando el mundo despierte?

 

Zombies

«Dibújame un cerebro», le dijo el Prinzombito al Piloto.

Mi estómago se volvió zombi y se está comiendo a mi hígado. O así se siente.

Zombámbulo: zombi que camina dormido

Zombido: ruido producido por un enjambre de abejas zombis

Zomba: baile típico de los zombis brasileños

Zombabwe: país africano lleno de zombis

Zombama: presidente zombi de EU

 

Fin del mundo

El fin del mundo vendrá de afuera (meteorito) o de adentro (sismo) o será terreno (guerra) o metafísico (Apocalipsis) o natural (glaciación)

El fin del mundo será natural (glaciación) o sobrenatural (ataque zombi) o impresionante (explosión nuclear) o anticlimático (tantán)

Si me dan a elegir, prefiero el fin del mundo del Nuevo Testamento: tiene más presupuesto que el del Antiguo, y mejor guión.

Y si de veras todos los muertos resucitan en el fin del mundo… ¿dónde los vamos a poner? ¿cabrán en el Foro Sol? ¿bailarán un thriller?

Que en mi cumpleaños me organicen un Apocalipsis sorpresa.

Que me regalen de mascota un Cordero de Dios.

¿Y si yo fuera el Anticristo, nomás que con una mala orientación vocacional?

Playeras que digan «estuve en el fin del mundo y el Cordero sólo me dio esta #%$£ playerita”

¿Asientos numerados a la Diestra del Padre? ¿O hay que llegar tres horas antes del Apocalipsis para agarrar buen lugar?

 

San Valentín

Habría que escribir de un tipo que odia San Valentín y se le aparecen los Cupidos de los Valentines Pasados, Presentes y Futuros y así.

Una peli en la que el Rey del 5 de mayo decide incursionar en otro festivo y regala franceses muertos y zacapoaxtlas vivos a los enamorados.

En las oficinas debería ser descanso obligatorio San Valentín. En las escuelas deberían hacer festivales con bailables y tablas gimnásticas.

En San Valentín, los antiguos sumerios lanzaban corazones de pollo a las chicas que les gustaban. Si el corazón se reventaba, había boda.

En la Edad Media se popularizó regalar ratas libres de Peste Bubónica en San Valentín. Era un modo de decir «te quiero y me importa tu salud»

Durante el periodo napoleónico, los franceses regalaban en San Valentín muñecos de peluche con la efigie del Emperador. Y chocolates, claro.

¿Eres vegetariano pero quieres celebrar San Valentín? Regala peluches con forma de corazón… ¡de alcachofa!

En el hospital nacional de cardiología se considera de mal gusto celebrar a San Valentín.

Platillo ideal para hoy: 1/4 de corazón de res asado con sal, en salsa de vino tinto y adornado con pétalos de rosa.

La tribu amazónica de los Mememes aprovecha San Valentín para sus célebres orgías. Todos van disfrazados de bombones cubiertos de chocolate.

Platillo de San Valentín: tripa de cerdo imitando un condón rellena de crema de champiñón en una cama de pelo de ángel.

Vestigios arqueológicos demuestran que la frase «be my valentine» fue acuñada en la Isla de Pascua en el año 2365 AC a las 8:45 pm

Investigaciones de la Universidad de Wildstone concluyen que los grandes felinos no celebran San Valentín.

En la Rusia Zarista, la clase alta acostumbraba el «festín de san valentín»: lágrimas de amor desdichado capeadas en huevos de golondrina.

En el imperio mexica, San Valentín respondía al nombre de «Huitzilopochtli», que significa «el que se come tu corazón a mordidas».

En Esparta, cada día de San Valentín se elegía a la pareja más cursi y se le tiraba por un desfiladero y se le apedreaba hasta la muerte.

En San Valentín, los esquimales acostumbran regalar bolas de sebo de oso envueltas en aceite de ballena. «Grasita es amor», dicen.

Se sabe que fue en un San Valentín cuando Atila acuñó la frase «amáos los hunos a los hotros».

En San Valentín, en la China Imperial se daban regalos inútiles y de poca calidad con la etiqueta «made in not-china».

En el Lejano Oeste se celebraba a San Valentón.

Entre los hindús es costumbre de San Valentín regalar vacas cubiertas de chocolate. Lo correcto en esos casos es lamer el chocolate y mugir.

La orden de los monjes valentinos usa, en vez de hábito, botargas de corazonzotes.

Un documento de la era de la guerra fría asegura que «Sanvalentín» es un virus creado en laboratorios ocultos durante la 2a Guerra Mundial.

Antropólogos aseguran: los globos con forma de corazón fueron descubiertos después que el fuego pero antes que el sexo-a-cambio-de-globos.

 

Otros horrores

Ok, no tengo #telekinesis ni #telepatía ni #teleodoriesis. Me siento tan ordinaria. #Teleordinaria, pues.

Injertarme una hiedra en la muñeca. Que se alimente de mi sangre y crezca enredándose en mis venas. Hemaponia.

Cistipuercos en el chiquero de mi mente cochambrosa.

La Llorona sufre porque nadie cubre sus altas espectrativas.

Triste fin el de Drácula: una enfermedad venérea, mal atendida.

Pasé frente al hospital donde murió mi mamá. Como siempre, me dieron ganas de llorar y de comer pastel de 3 leches.

En mi planeta de origen, la mayor felicidad es tener mil pares de botas, uno para cada par de pies.

Tan pronto sea legal la manipulación cyborg al gusto del cliente, pediré un switch de apagado cerebral para estas noches de insomnio.

Quiero un alien zombi. De preferencia vampiro.

¿Y si parte de mi mutación consistiera en estornudar antimateria? ¿eh? ¿eh?

Bauticé a mi dolor de cabeza. Se llama Godzillín. Así, cuando tome el analgésico, será la premier de «Godzillín vs Motrín». Aw, ¡ternurita!

No me quería suicidar. Me abrí las venas con la navajita gillette para que se salieran por ahí las arañas que corrían bajo la piel.

Debería tener el cabello largo larguísimo para poder estrangularme con él en caso de emergencia.

Del chat como ouija: cuando hablas con alguien que, en realidad, hace mucho que está muerto.

Que sea yo una loca no quiere decir que sea mala gente. Ojo, tampoco significa que sea buena gente. Ni que sea gente.

4 comentarios sobre “Selección de tuits”

  1. Deliciosos tuits. Muchos me sorprendieron sonriéndoles. Algunos me hicieron pensar mucho más allá de la sorpresa, el chiste o la vuelta de tuerca. Unos me resultaron entrañables.

    Es usted aterradoramente buena en esto… !

    G.

  2. Muy buena selección de tuits, aunque en los del fin del mundo dos o tres merecen ser quemados por la inquisición, a la que soy muy afecto, jeje. Para la otra que salgas en la tele avisa de perdida con una semana de anticipación. Un saludo desde Mexicali, adonde ya dejó de hacer calor, pero todavía no hace frío…

  3. Querido Jorge: Muchas muchas gracias por darte la vuelta por acá y leer los tuitcillos. Y por todo. Cuando vuelvas tendremos que finiquitar ese postre pendiente. Mientras, por favor sábete que te quiero mucho de verdad. Un abrazo.

  4. Mi estimadísimo Rheinrl:
    ¡Mil gracias! La verdad es que bien seguido me alegro de que ya no haya inquisición, porque ya estaría yo convertida en una chamusquina -pero una monísima.
    Prometo avisar con más anticipación las próximas veces. Un abrazo hasta Mexicali :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.