1. Primero que nada, mil gracias a todos los que dejaron allá abajito su felicitación del cumple. No hubo globos ni pastel porque se los comió un zombie, pero se agradece de veras muy muy mucho que se hayan acordado :)

2. Ahora bien: el tema de los cumpleaños da para muchas escribiciones; tantas, que incluso se me pueden ocurrir algunas a mí, que ando sin creatividad. La que me viene a la mente en este preciso instante es la relativa a….

(fanfarrias)

Los regalos chafas de cumpleaños

Y es que, tarde o temprano, todos hemos metido la pata a la hora de dar un regalo. Puede ser la prisa, la falta de tacto, un lapsus de tontera… cualquier cosa. ¿Como de qué regalos chafas estamos hablando?

De los que me ha tocado recibir, me acuerdo de los siguientes:

– Útiles escolares (el drama infantil de los que nacimos en agosto)

– ¡Uniformes escolares! (feliz cumpleaños, ten estas calcetas y este suéter con escudo)

– Un kit para limpieza de lentes de contacto (no, no uso lentes de contacto)

– Una chamarra color durazno-nuclear, con un gatito pegado en la espalda (suena bonito, pero era un verdadero horror)

– Un audiolibro de cómo hacer millones de pesos

– Una blusa en tela brillosa, con hombreras gigantescas y moñitos… y no, no estábamos en los 80

– Un suéter tejido sin una manga (en serio!!!)

– Un juego tejido de blusa, falda, suéter y calcetas… en estambre que pica

– Unas zapatillas de altísimo tacón, del no. 5 (calzo del 6 y no uso tacones)

– Un libro: Juventud en éxtasis

– Un muñeco de peluche que parece estar a medio camino entre un gorila y un extraterrestre. Si le levantas las barbas, se le ve el pirilín (este fue de intercambio)

– Un póster de chava a medio encuerar

– Un dvd rayado («límpialo y, en una de ésas, te sirve», me dijeron)

– Una playera decorada con pinturas inflables que no combinaban

– Una falda en caja de Palacio de Hierro, con etiqueta (precio visible y toda la cosa) de Suburbia

Y bueno, yo he dado:

– Dos gallinas, vivas (era una bromita, jeje)

– Un libro que me habían dado a mí (con dedicatoria y todo, qué pena)

– Un VHS pirata (es una historia muy triste)

– Un condón de figurita (lo malo no fue el regalo, sino que mi amiga lo abrió enfrente de sus papás, ja)

¿Se les ocurren peores regalos recibidos? Y ya entrados, ¿qué otros malos regalos podríamos dar, si fuéramos sádicos? :P