Traté de ser sintética en lo de la camioneta roja. Tanto fui, que olvidé decir que no estuve sola en todo esto. Gracias a los apoyadores incondicionales que estuvieron al pie del cañón (o bueno, del tsuru). ;)