A veces, cuando me acuesto, escucho rasguños que vienen del otro lado de la almohada: se escuchan claros, lentos, ominosos.
En esos casos me siento, levanto la almohada y, por supuesto, no encuentro nada debajo de ella. Nunca me he atrevido a abrirla, a hurgar en su relleno.