El don de la ubicuidad y la fiesta de 32 años

Pues todavía no regresamos de Italia (pero seguramente no tardamos) aunque al mismo tiempo sigo aquí, trabajando y tomando un curso-taller de creación de revistas (super cool) . No hay contradicción en ello: lo que pasa es que en una caja de cereal me salió un don de la ubicuidad, y ni modo de no usarlo.
En Roma, Deíctico disfruta su lado pío (es que un pingüino, a fin de cuentas, se parece mucho a un pollo), mientras organizamos el regreso. De pronto me da la impresión de que se quedará en el Vaticano (sobre todo desde que comenzó el runrun de que Mary O’Reilly hace milagros, por ejemplo, que hace sonreir a Benny 16), y entonces tendré que retornar sin él (no sería la prima volta).
Entretanto, acá en el Mex, ando pensando seriamente en cambiarme la edad y cumplir 32 años este año (será el 13 de agosto). Ésto, para saltarme la crisis de los 30. ¿Funcionará? Le tengo fe al experimento. Es cosa de empezar ya ya ya a mentalizarme: tengo 31 años, tengo 31 años, tengo 31 años…
Será un fiestón loco, porque quiero que oficialmente se enteren todos de mi nueva edad. Chance e invite incluso al Papa. Sería una fiesta única.

22 respuestas a «El don de la ubicuidad y la fiesta de 32 años»

Por favor no dejes de invitarnos a nosotros, o por lo menos de dejar fotos, que sin duda será un evento de lo más loco. :)

Amiguita ¿ahora resulta que serás mayor que yo? ¡Invítame a esa fiesta que yo quiero celebrar contigo!

No sé si resulte lo de la fiesta y tratar de engañar al subconsciente.
Este año festejé mis 29 pensando en que será el último cumpleaños que festeje.. es decir, adiós cumpleaños. Hasta que cumpla los 40. Pero.. si haces lo de la fiesta y te funciona, avísame. Chance y me quede menos tiempo sin celebrar.

Lisa:
Por supuesto, sería un honor que nos acompañaras. Quién sabe si estará loco el evento, pero de que será lindo… quién sabe.

Marbe:
Si alguien te pregunta, siles que yo era la más ruquis de la primaria (y secundaria). O cumple treinta y tres conmigo. ¡Te vas a divertir! (Creo).

Ministry:
Hagamos la prueba. Al menos habrá quienes piensen que se olvidaron de mis últimos cinco cumpleaños y me den un regalo cool, ¿no?

A menos que la crisis de los 30’s sea duradera. Mientras tanto hagamos un coco wash (tengo 15…tengo 15) jeje

Un abrazote con cariño

Ah, si se me hubiera ocurrido en su momento… Por lo menos es más creativo que bajarse la edad, como hacen tantos. :)

Ahora no sé si cumplir 32, como dije originalmente, o 33, que es una edad crística…
Pero Alberto, ¿por qué no cumplir 28 este año y luego 33, a ver si funciona? ¿No dicen que el tiempo es una dimensión y no un fluído, o algo así?

si quiere, de cumpleaños, le regalo algunos de mis años que se me andan acumulando :p

vamos a querer fiesta, ehhh :)

Me parece una buena idea… Yo desde siempre me he sentido con un año más, lo cual a veces me lleva a la desesperación, en fin… Te leo frecuentemente, solo que no había comentado.

Erika:
No es mala idea, podríamos hacer un banco de compraventa de años, pa que los jovencitos que quieren chelear y no tienen 18 puedan adquirir un par…
:)

Mono:
gracias por el comentario, que es intrigante, por cierto. ¿Cómo está eso de que sientes que te sobra un año? ¿desde cuándo y cómo?
Yo siempre he sentido que estoy ligeramente desfazada de esta dimensión, digamos un par de milímetros, apenas lo suficiente para sentirme constantemente fuera de lugar…

Debe ser una hermosa situación paralela, no lo entiendo… a veces me sucede que quiero hacer algo y digo «no, ya es demasiado tarde, tengo veintitantos años»…

Mono: ¿Veintitantos? Todavía me acuerdo de cuando tenía tu edad y sentía que el mundo era mío ;)
Nada te está vedado (excepto seducir menores de edad, eh???) así que mejor disfruta :P

Esto está desde septiembre del 2004 y es curioso cómo recién me entero. Qué bueno es seguir links de comentarios, don Rex. Un saludo y lo sigo leyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *