Cuando estuve dando clases en el Beth Yaakov (digamos, mejor, «Cuando estuve cuidando a las niñas de segundo de primaria en el Beth Yaakov»), me tocó la semana de Shmirat HaLashon, o cuidado del habla. Desde entonces pienso que si hay una cosa realmente difícil es refrenar realmente la lengua. Yo lo he intentado, palabra, pero no he logrado cumplir a cabalidad las 9 reglas, ni un día de mi vida, me temo. Uff, pa que entiendan de qué hablo, chequen esto:

Nueve Reglas De Shmirat HaLashon / Cuidado del Habla (tomado de SerJudío.Com)
El lashón hará es el discurso que hace daño, la invención de observaciones perjudiciales o despectivas que pudieran causar un daño físico, psicológico, moral o financiero a una tercera persona.

Es lashón hará es cuando una persona se involucra hablando o escuchando habladurías.

Aquí están nueve reglas a recordar:

1. Es lashón hará es dar una imagen despectiva de alguien incluso si esa imagen es verdad y merecida; es calumnia o difamación (motzi shem ra) cuando la imagen dada es falsa. (Uy…)

2. Es lashón hará dar información sobre una tercera persona que puede causarle daño físico, moral, psicológico o financiero (¿O sea que si hablan de un banco pidiendo referencias…?)

3. Es lashón hará hablar para desconcertar a la gente, incluso en broma, o para decir cosas embarazosas de los que no están presentes. (Demoños)

4. El lashón hará no se limita a la comunicación verbal; la palabra escrita, el lenguaje del cuerpo, la insinuación, y modos similares pueden también ser canales que hacen daño.

5. Es lashón hará hablar contra una comunidad, una raza, un grupo étnico, un género, o una edad generalizando y en su totalidad. (Ésta me parece la mejor de todas)

6. No se permite el lashón hará incluso entre los esposos, con amigos, allegados o parientes.

7. No repita el lashón hará incluso cuando es conocimiento común.

8. Evite el rejilut (chisme). No relate cosas negativas de la gente que otros pueden decir sobre ellas, porque esto puede causar conflicto innecesario.

9. No escuche el lashón hará o el rejilut. Dé a cada uno la ventaja de la duda. (¡Tengan, oh fans de Ventaneando!)

Advertencia: No es lashón hará advertir a una persona sobre peligros potenciales, sean espirituales, morales, personales o económicos.
Tenga cuidado de decir solamente lo que usted sabe efectivamente que es verdad; no exagere; no pase el rumor estando exaltado; que esté claro que su intento es ayudar al otro y no a causar daños a inocentes.

¿Comete usted lashón hará?

¿Cómo se puede evitarlo?