Me pidieron una historia weirda para un proyecto en especial. Y como me pasa siempre que me piden una historia específica, cada que trato de pensar en algo, llego al Nirvana (mente totalmente en blanco). Es como cuando trato de recitar la tabla del 8. O la del 7.

En fin, maquinar y maquinar y maquinar me lleva solamente al agotamiento total.

Anyway, con esto de la neumonía atípica, se me ocurrió una idea a principios de la semana. Y con la foto que me hallé hoy, creo que termina de redondearse. Habrá que ver. Si queda, se las cuento.

¿Aceptas compartir tus virus con esta mujer...?