Lo siento, colega y socia: no podemos matar lombrices, no después de saber lo mucho que sufren en Suecia. (v. Tijuana en el exilio, post del 27 de abril).