Categorías
Varia invención

Mi dedo, mi pobre dedito.

Ay, bien que lo sé: morderse las uñas, jalarse los padrastros, sacarse sangre del borde de los dedos es malo. Está mal. No hay que hacerlo, no corresponde a una persona segura de sí misma que quiere triunfar en los diferentes ámbitos de su vida (ja, ja, ja). Pero aunque lo sé, tengo el hábito, horrible, autodestructivo, adolescente y muy gratificante: primero, me muerdo las uñas. No me las como: les muerdo la orillita para crear una especie de ‘línea precortada’, como las que tienen los plásticos de los chicles o de los cigarros o de los cd’s: una ranurita para luego jalar y ?¡zum! queda la uña a ras, como de prestobarba.

Luego, con la uña del pulgar, comienzo a rascar el borde lateral de la uña, de la punta hacia el dedo: ras, ras, ras. Sigo hasta que se separa ligeramente de la uña un pedacito de ella misma, un padrastro artificial. Entonces lo jalo con dos dedos. Y cuando tiene un tamaño adecuado, lo tomo con los mismos dos dedos (pulgar e índice), le doy de vueltas, torciéndolo, y ¡vámonos!, tiro de él. Con fuerza. Si no acaba de salir, o si es demasiado peque, me ayudo con los dientes, antes de la torcida o a la hora del jalón.

Cuando sale todo cool, no queda sangre, ni nada. A veces algo falla y sale un poquitín de sangre. A veces, como la semana pasada, sale sangre y la cosa de infecta, y entonces hoy traigo el dedo medio de la mano derecha medio morado y palpitante, al doble de su ancho normal, dolorido y lleno de pus (oh, sí, es pus, lo séeeee).

Bueno… ya no: me hice una curación extrema con alfiler, alcohol y alicatas. Ya salió lo que tenía que salir, ya no palpita el dedo, ni está morado, ni tiene cremita pastelera adentro, así que tendré que buscar una nueva diversión :(

Nota: Profesora Mergruen, por supuestísimo que ya está el ánimo a la alta: gracias por los ratos de solaz entretenimiento.

Nota 2: Frida: no estaría mal lo del barbietón :) Todavía no entiendo por qué, el día que cumplí 13 años, dije ‘ya soy grande’ y regalé todas mis barbies. Me doy de topes. Ahora tengo sólo dos, pero son cuquísimas: una es Morticia, y trae a su Ken Homero; la otra es Lili Monster y trae a su Ken Hermann. Pero los Kenes nunca me gustaron, así que no cuentan mucho.

Nota 3: Saludos, Felpu!

Nota 4: ¿Ya vieron la trivia en Fatal Espejo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *