Parece que hay un virus de la depre-guerrillera en el aire. Es una especie de tristeza enojona, que hace que la gente, chípil, se pelee a lo wey.

Yo lo tengo. Vamos a dormir antes de que matemos a alguien