PD 2. Mi texto anterior suena a trabalenguas: «…y el que lo desfelicite, buen desfelicitador será». Ni modo.

Ora sí, Leslu.