Categorías
Varia invención

Postal 3: Con calor la vida es más sabrosa

1. Vean lo importante que es decir la verdad sin aderezarla: si yo hubiera dicho que llegué a tiempo a la terminal de autobuses, o que venía Miguel Bosé en el camión, Javier (cuyo mensaje pueden ver aún en el tagboard, aquí a la derecha, y a quien le agradezco la visita a este blog) me habría echado de cabeza ;)

Así que pueden confiar plenamente en que todo lo que digo es apegado a la realidad. Especialmente la parte de los extraterrestres.

2. La postal

Córdoba es una ciudad caliente. Cierre sus ojitos mi lector defeño y recuerde el mayor calor que le haya tocado acá en la ciudad. Luego, auméntele 10 grados celcius, y podrá hacerse una idea. Claro, que en Córdoba no tuve que pasar dos horas encerrada en un coche bajo el vivo rayo del sol. Eso ayuda a que no se perciba tan grave.

Supongo que es el calor. O el mayor respeto a la calidad de vida de la gente. Lo cierto es que en tierra andaluza casi todos los establecimientos cierran para la comida y la siesta, que coinciden con la hora de mayor calor.

Pero yo soy medio masoquista y medio loca. Así que a la primera oportunidad me salí a cruzar a pie la ciudad. Atravesé un puente sin sombra, y luego caminé por un rumbo totalmente vacío de edificios. Cuando por fin llegué al centro comercial que tenía por destino, juro por mis hijos que sentí que me desmayaba: veía manchitas negras, tenía los brazos dormidos, algo en el pecho no me furulaba 8y recordemos que seguía llena de ronchas, ja).

Por supuesto, no me desmayé. Nunca me ha pasado, y mejor seguir por ese camino. Así que compré mis compras (para desayunar algo distinto al café con pan, que ya me tenía harta, y eso que era martes o miércoles) y salí para enfrentarme de nuevo al sol.

El regreso fue menos terrible, pero ¡a las nueve pe eme sigue habiendo luz de sol!

Me encantaría enseñarles una foto de eso. Y quizá lo haga más tarde.

—o—

Fuera de programa: el depto

Ya tenemos departamento. Ayer fuimos a tomar medidas, a ver qué le falta (mucho) y qué le sobra (casi nada). Está muy bonito…

Pero sí, le falta todo.

Así que si alguien tiene, por ejemplo, una estufa que le sobre, o lozeta vinílica que ya no le haga falta, o cerraduras para puertas interiores, le estaremos muy agradecidos :P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *