Nos citan a todos en la sala de juntas. Nervios. Vamos y la jefa nos dice que el motivo de la reunión es festejar que una de las compañeras acaba de titularse. Aplausos, porras. Refresco y empanadas.
Se pierde menos de media hora de trabajo. Pero deja un saborcito muy agradable en el corazón.