Lista #12


Diez robos

Es todo lo que dice el papelito. Así que cada quién decida si son robos que ha sufrido, cometido o qué procede. Yo elegí de varios tipos:

  1. Cuando estaba en 5o de primaria me robaron un anillo que mi mamá me acababa de regalar. Lo busqué como loca, porque me hicieron creer que había caído en la basura. Grrr. Y nunca apareció.
  2. Cuando vivíamos en la calle de Perú mi papá dejaba el coche estacionado en el rumbo y ya en la noche lo llevaba a una pensión en la calle de Bolivia. Una noche, cuando mi papá y mi mamá iban a moverlo de sitio, los asaltaron. Les robaron lo que había en la cajuela del coche y lo que traían. llegaron a casa asustados y enojados.
  3. En Guanajuato, durante el Festival Cervantino, le abrieron la bolsa a mi mamá y le robaron la cartera. Para regresar al internado donde nos quedábamos tuvimos que subirnos a escondidas a un autobús, por la puerta de atrás, ¡y sin pagar!
  4. Una vez, a punta de pistola, asaltaron el café de un amigo en el que estábamos Alberto y yo. Luego de quitarnos pertenencias varias a los clientes y tomar lo de la caja, nos encerraron a todos en el baño de hombres.
  5. En 3o de secundaria me robaron el primer lugar de un concurso de ortografía. Éramos tres empatadas en primer lugar, una persona en segundo y otra en tercero. Hubo tres desempates. Al tercero, yo me equivoqué en una palabra, otra chica en una coma y la otra tuvo más de dos errores. Le dieron el 1er sitio a la de la coma y a la otra y a mí nos dieron… las gracias. Ni segundo, ni tercero, ni primer lugar b ni nada. Bien chafa.
  6. Yo le robé a un amigo un kct de Fernando Delgadillo (casero, de antes de que fuera famoso). Mi hermano me lo robó a mí y alguna amistad se lo robó a mi hermano.
  7. Estaba en primaria. Fui con mis papás a una tienda del ISSSTE… y me robé un bilé. Y me cacharon. No les dijeron a mis papás, yo creo que así de angustiada me vieron. Qué oso.
  8. En una tienda departamental gringa mi hermano echó en la bolsa de mi mamá unos broches para el cabello. Cuando ella los encontró, pasmada, él dijo: «los compré para mi hermanita».
  9. En otra tienda gringa me robé casi que sin querer un botecito de diamantina. Quería pedirle a mi mamá que me lo comprara, pero me lo eché en la bolsa de la chamarra en lo que ella se probaba ropa. Y lo encontré hasta la siguiente vez que me probé la chamarra. Ups.
  10. Cuando el segundo temblor del 85, el que fue de noche, mi madre y yo estábamos en la panadería, ya en la caja. Cuando se fue la luz nos salimos corriendo. Sin pagar el pan (pero al otro día regresamos a pagarlo y nos lo perdonaron).
, ,

2 respuestas a “Lista #12”

  1. Dejaré robos de varios tipos. Aquí voy:
    1. Una vez en 4°año de primaria nos dejaron de tarea terminar todo el libro de matemáticas. Lo hice con mucho empeño y ayuda de mo madre. El día de la entrega dejé mi mochila a un lado de mi mesa, fui al baño, cuando regresé y busqué mi libro ya no eataba, ¡me lo habían robado!
    Mi madre habló con la maestra y la unica solución que aceptó la maestra fue conseguirme otro libro y lo volviera a hacer. ¡Qué coraje!

    2. Cuando éramos niñas mi prima y yo coleccionábamos «tazos», de esos que venian en las bolsas de papas. Mi prima tenía muchos muy bonitos, con movimiento y en tercera dimensión. Confieso que le robé algunos, y aun los conservo…

    3. Una vez asaltaron el microbus dónde viajaba mi abuelita, ella no llevaba mas dinero que el del pasaje. Cuando los bandidos pasaron a quitarle las pertenencias a los pasajeros; y cuando se diieon cuenta que mi abuelita no llevaba nada de valor, los asaltantes, le dieron diez pesos para su pasaje de regreso.

    4. En 3° año de primaria varias veces se me habian perdido mis preciados colores, me encantaba colorear. Hasta que un día en el recreo una compañera me dijo que otra niña estaba revisando mis mochila, corrí y caché a la niña muy entretenida robando mis colores. Después de un jalón de cabello que le dí me devolvió todos mis colores.

    5. Con todas las medidas de seguridad en los aeropuertos, en una ocasión que mi abuelita viajaba a Los Ángeles para visitar a una de mis tías, los agentes de seguridad, le obligaron a que se quitara su faja ortopédica que requería por problemas de columna. ¡Qué onda!

    6. Mi papá tenía un taxi que daba a trabajar a uno de mis tíos. Un día lo asaltaron, lo encajuelaron y lo fueron a tirar por el Estado de México, llevándose el taxi. ¡Qué susto! Pobre de mi tío.

    7. Una vez de una tienda departamental, me robé un moño para uno de mis muñecos.

    8. Me cuentan mis padres que cuando eran niños; y por las condiciones de extrema pobreza en las que vivian, cuando no había para comer, tenían que robarse las verduras de las chinampas que existian en aquellos tiempos en la ciudad.

    9. Una vez mi tío quiso darle un pastel de cumpleaños a mi abuelita, como la precariedad en la que vivían no se podían permitir esos lujos, así que entró a una panadería y se robó in pastel. Llegó a casa muy emocionado, le dio el pastel a mi abuela, sin embargo, éste resultó ser de yeso.¡Qué risa nos da esta anécdota!

    10. En la boda de mis tíos, estuvo tan buena la pachanga, cuentan, y estaban todos tan fumigados por el alcohol, que algunos imvitados comenzaron a llevarse sillas, manteles, mesas, platos y cubiertos; como si éstos fueran recuerdos. ¡Ya me imagino!

  2. Igual, tutti frutti la lista:

    1. Cuando era niña, (cuando cursaba la primaria), en la tienda que estaba por la casa, me robé un chicle. Lo hice para experimentar que en verdad se podía hacer porque no había alguien en ese momento y me asomé a la vitrina y pum, lo tomé
    2. En una tienda del ISSSTE, hace tiempo, fui con mi hermano, que aun estaba pequeño, a comprar. En eso, nos asomamos al pasillo de los dulces y nos percatamos de una bolsa abierta. Le dije a mi hermano que no la tocara. Pues el wey que disque estaba vigilando (ya sabes, que anda de “incógnito”), nos alcanzó en la caja y dijo que habíamos sido nosotros. Me encabroné y le dije que no era cierto, es más, que revisarán los pasillos porque había varias cosas así, que se pusieran a hacer su trabajo. Nomás de acordarme, me volvió a dar coraje
    3. En una fiesta de XV años, cerca de la casa, en un saloncillo todo “X”, se robaron mi bolsito :( y había una monedero que tenía poco me lo había regalado mi mamá
    4. En el jardín de niños, dice mi mamá que llegué con un arete a la casa y que tenía poco que me los había dado mi papá :(
    5. Cuando cursaba la secundaria, entraron a robar a casa D: nunca me había sentido tan vulnerable como en ese momento. Se llevaron algunas cositas, entre esas, unos broches de cabello en forma de mariposa que en ese momento estaban de moda, ¡chale!
    6. Un anillo, regalo de mi mamá en mi cumpleaños 18 :( no he vuelto a encontrar de un estilo similar
    7. Anécdota: a una amiga, le habían robado su carro, era un Tsuru. Me contó que ella acostumbraba a anotar en una libreta las composturas y todo lo que le había comprado en refacciones al auto. Días después encontraron su carrito, completo, pero que la libreta se la habían llevado. Lo curioso es que le dejaron las hojas con las anotaciones en el asiento, ¡qué considerados!
    8. Un libro de Harry Potter :( lo presté y nunca me lo devolvieron. Me da coraje porque era de los primeros libros que me compraba
    9. Hace un par de años o quizá poquito menos, en el lugar donde trabajo, habían contratado a un intendente. Bueno, estaban buscando reemplazo pero parece no cumplían la expectativa. Y este personaje le tocó trabajar en el área donde estoy. Coincidió que, en un breve momento, no había nadie en los cubículos y yo tuve que salir un par de minutos y el personaje entró a limpiar. Como no llevaba tacones, no me escuchó llegar y vi como azotaba mi mochila. Pensé que la había quitado para limpiar (ya que la había dejado en el suelo) pero me percaté que me faltaba dinero. Después, al siguiente día, escuché a otras personas que les faltaban cosas e incluso que habían forzado cerraduras de algunos cajones. Entonces hice el comentario de lo ocurrido. Al final, pues que sí era el personaje que estaba haciendo su robo hormiga.
    10. No sé si cuente, pero considero “robo” lo de los centavos que hacen en las tiendas. Me choca que redondeen porque no tienen 20 o 10 centavos, porque no fuera una, te hacen el pancho si te falta >.<

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: