Ah, la Biblia… ¿qué sería de nosotros sin ella? En especial, ¿qué sería de nosotros sin sus profecías, chistes, historias de ultraviolencia y poemas eróticos?

En esta ocasión hablaré de algunas de las profeciías de Isaías, profeta mayor. Hay quienes piensan que sus discursos sólo se relacionaban con la liberación del pueblo judío en tiempos de Nabucodonosor, pero yo he descubierto que en sus textos hay premoniciones de mucho de lo que hoy es cotidiano para nosotros.
Por ejemplo, chequen esta predicción de Las bebidas energéticas y el velcro:

No habrá entre ellos cansado, ni quien tropiece; ninguno se dormirá, ni le tomará sueño; a ninguno se le desatará el cinto de los lomos, ni se le romperá la correa de sus sandalias. (Isaías 5:27)

¿O qué tal esta otra, acerca del gusto por las conspiraciones, tan de moda hoy en día?

No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. (Isaías 8:12)

Hay una, breve pero contundente, sobre las alarmas electrónicas:

Aúlla, oh puerta… (Isaías 4:31)

No podía faltar la predicción de los problemas ecológicos. Y ésta es más larguita (pongo ahora al principio el capítulo y versículo, obvio que seguimos con Isaías):

19:5 Y las aguas del mar faltarán, y el río se agotará y secará.
19:6 Y se alejarán los ríos, se agotarán y secarán las corrientes de los fosos; la caña y el carrizo serán cortados.
19:7 La pradera de junto al río, de junto a la ribera del río, y toda sementera del río, se secarán, se perderán, y no serán más.
19:8 Los pescadores también se entristecerán; harán duelo todos los que echan anzuelo en el río, y desfallecerán los que extienden red sobre las aguas.

¿No queda claro? Pues chequen esto, sobre la contaminación:

24:5 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores

Las vías de comunicación y la economía no pasaron inadvertidas para este profeta. Por ejemplo, los Congestionamientos de tránsito
dieron pie a esto:

22:7 Tus hermosos valles fueron llenos de carros…

Véase, además, la siguiente admonición sobre las supercarreteras y los tratados de libre comercio :

19:23 En aquel tiempo habrá una calzada de Egipto a Asiria, y asirios entrarán en Egipto, y egipcios en Asiria;

Por supuesto, «asirios» y «egipcios» son metáforas. Él no sabía de gringos, argentinos, mexicanos, rusos… Creo que «asirios» significa «paisanos» y «egipcios» significa extranjeros, como puede dilucidarse en esta profecía sobre los strippers importados :

20:4 así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto y los deportados de Etiopía, a jóvenes y a ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto.

Volviendo al tema de la política, Isaías supo ver en el futuro nuestros actuales cambios de trabajo sexenales:

22:19 Y te arrojaré de tu lugar, y de tu puesto te empujaré.

No tan actual, pero vibrante por su exactitud, es esta profecía de la prohibición del alcohol de 1929 :

24:11 Hay clamores por falta de vino en las calles; todo gozo se oscureció, se desterró la alegría de la tierra.

Mis favoritas, sin embargo, son las profecías que AUN NO se cumplen. Por ejemplo, ésta, maravillosa, acerca de un futuro ataque zombie

26:19 Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán.
26:21 …y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos.

Otro día le seguimos con la predicción de la tarjeta de crédito, las teleconferencias y muchas otras. Mientras, una muestra de bonito humor, también tomada del libro de Isaías:

39:5 Entonces dijo Isaías a Ezequías: Oye palabra de Jehová de los ejércitos:
39:6 He aquí vienen días en que será llevado a Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy; ninguna cosa quedará, dice Jehová.
39:7 De tus hijos que saldrán de ti, y que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia.
39:8 Y dijo Ezequías a Isaías: La palabra de Jehová que has hablado es buena. Y añadió: A lo menos, haya paz y seguridad en mis días.

Hasta aquí por hoy y ¡felices días santos!