Qué cansada estoy


Hoy fue uno de esos días… trabajo, mucho trabajo, desde la mañanita hasta la noche. Pero me la pasé bien. Estoy en un curso de 2 a 6 (obligatorio, dura esta semana) con Guillermina Baena Paz. Me cayó muy bien, me gustó la clase.

Como anduve a pie, del canal tomé el metro a Moctezuma, para visitar a mi papá y a Mary en la tinto. Y ¿qué puede hacer una Raquel decente, si no aprender aunque sea poquito del negocio?

Me gustó lo de poner las notas en orden, hacer cuentas, y armar los pedidos. Es hasta cierto punto relajante…

Pero ahora se me cierran los ojos. De sueño.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: