Hoy fue uno de esos días… trabajo, mucho trabajo, desde la mañanita hasta la noche. Pero me la pasé bien. Estoy en un curso de 2 a 6 (obligatorio, dura esta semana) con Guillermina Baena Paz. Me cayó muy bien, me gustó la clase.

Como anduve a pie, del canal tomé el metro a Moctezuma, para visitar a mi papá y a Mary en la tinto. Y ¿qué puede hacer una Raquel decente, si no aprender aunque sea poquito del negocio?

Me gustó lo de poner las notas en orden, hacer cuentas, y armar los pedidos. Es hasta cierto punto relajante…

Pero ahora se me cierran los ojos. De sueño.