Y luego siento que no. Que todo va a ser maravilloso, que terminaré este cuento y corregiré los dos últimos. ¿será?