Erika sí sabe de higiene mental. Lo de la lavadora es buena idea, si me funciona podré dejar atrás las lavativas mentales, tan tediosas ellas.