Categorías
Varia invención

La prueba de los dos minutos

Son 7.28 y a la media tengo que ir a desayunar. Cosas de la disciplina y llegar al trabajo y todo eso… así que nada más tengo dos minutos para escribir. Uff. Lo malo es que no se me ocurre nada: lo del sapito es demasiado largo para hacerlo en dos minutos (uno y medio, me temo) y lo que hice el fin de semana, pior.

Pero en breve, se me ocurre que voy a comentar que ayer, en Plaza Loreto, estuvo el Batallón de San Patricio, con sus gaitas y sus bailes escoceses y estuvo wow. Me encantó.

Soy medio cursi: hubo ratos wn que se me hacía el nudo en la garganta.

Me dieron ganas de aprender bailes escoceses y a tocar la gaita. Dicen que es difícil, pero nada es difícil para una desertora profesional, como yo. Oh, no. No es la dificultad lo que me lleva a dejar las cosas a medias. Es una forma de vida, un…

tiempo.

Hasta al ratito, si puedo apropiarme de una compu en la chamba :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *