Eso sí: para cotorrear con Mergruen tengo tiempo, porque es mi amiguita querida y para las amigas se debe tener tiempo. Cuando no hay tiempo para la gente apreciada, mejor es darse un tiro en la cabeza, porque quiere decir que la vida nos está viviendo, y no nosotros a ella.

Radical que soy a veces.