Categorías
Varia invención

Ayer y los calendarios

Pues señores: vencido el miedo a las reuniones de high society, me apresté a disfrazarme para el evento de ayer: maquillaje, peinado, vestido negro y largo de ciertopelo, bolsita chirriminúscula en la que no cabe nada (pero yo, digna discípula de Mary Poppins, logré meterle unos dulces, unas obleas para el aliento, un polvo compacto, mi licencia de manejar, mi credencial de canal once, un brillito labial sabor frambuesa y las llaves del coche), abrigo largo, también negro (para parecer viuda de la guerra), zapatísimos de tacón kilométrico, aretes, collar, pulsera…

Sí, damas y caballeros: eso es un disfraz. Se ve nice oh so nicey, sipi, pero no deja de ser tan extraño a mí como un hábito de monja (que me muero de ganas de ponerme, con medias de red y los zapatísimos de ayer, muahahaha).

En fin. Ya disfrazada llegué al canal once de donde salió nuestro transporte. Yo seguía sin saber exactamente a dónde íbamos. Los retazos de pláticas que escuchaba no me ilustraban para nada…

Finalmente llegamos a un teatro de Fela Fábregas. Y ahí vi que era la ‘Entrega del Calendario Azteca de Oro’. Torpe de mí, pensé que íbamos a posar para un calendario, con tan sólo una botella de tequila en la mano… Pero no :(

Una vez más se aplaza mi debut en el mundo del soft porn :D

Asegún parece, el premio de la ARMPIT, el Calendario Azteca de Oro, tiene 49 años de edad y se le da a gente cool, como mi jefa. Oh, yeah.

Lo más chido no fue que cantara Manoella Torres (dios! fue taaaan extraño) o Gualberto Castro (raro asunto), sino que –ya en serio– mi jefa agradeció su premio entre más aplausos que el resto de la gente, y dijo que le agradecía a su equipo (ése, del que yo formo parte) porque sin nosotros no sería posible hacer tan buen trabajo…

Qué quieren: me sentí orgullosa de trabajar en Diágolos. Me pasa de vez en cuando, pero nunca lo había sentido tan contundente.

Y bueno, no tuve que bailar ni hablar, hice un par de ositos, pero tan peques que casi nadie se dio cuenta, me la pasé cool, no me caí con los zapatísimos, no perdí la chiquitirribolsa…

Gracias por las porras y los consejos.

Y ahora sí: en la tarde -si nada se atraviesa- volverá Exigentina :D

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *