La historia del monstruo tendrá que esperar a esta tarde: son las 10 de la mañana y tengo que entregar un guión para Diálogos a las 12… y estoy tan cansada como si hubiera trabajado toda la noche… o bailado… como las 12 princesas danzarinas (¿se saben ese cuento?)