Categorías
Varia invención

Día de aeropuerto

Muy temprano fui a dejar a Alberto al aeropuerto. Se fue a Colima y regresa el sábado. Ojalá que le vaya bien.

Lo curioso es que, luego de que se fue, me puse a hacer tiempo en la librería y de pronto sentí que alguien jalaba mi bolsa. No era un ladrón. Era… ¡una caja de cartón con matasellos de Islandia!

Debí suponerlo: Alberto es cómplice del pingüino y todo su viaje es una mascarada para que YO fuera a recoger al animalillo. Está bien, se les perdona. A ambos.

Pero luego siguió una persecusión terrible por todo el aeropuerto, porque alguien les pasó el tip a los mafiosos. Nos estaban esperando, vestidos de monja en smoking. D. y yo corrimos a toda velocidad (es un eufimismo) y 30 centímetros después de empezar a correr a toda velocidad, caimos extenuados. Estuvimos a punto de ser ejecutados, pero en eso, un taquero salido de dios sabe donde les ofreció a los perseguidores una muestra gratis de taco al pastor. No bien se la acabaron, no se la acababan: es decir, comieron la muestra y se enfermaron de la panza. Yo creo entonces que la noticia que recibió cin es cierta.

Deíctico me llevó a paquetería, y sacó un estuche de violonchelo. Me puso a mí a cargarlo, claro. Y ya que llegamos a casa (después de ir a canal once y a la UVM), me permitió abrir el empaque…

¡Dioses! ¡Es Bjork! (y ahora qué hago con un pingüino y una cantante, uno perseguido por la mafia y la otra raptada por el pingüino? ¿Qué diantes está intentando hacer Deíctico? ¿Por qué de pronto se comporta como pelota de playa? Si alguien sabe, dígame…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *