Categorías
Varia invención

La saga de un pingüino conflictivo

Claro, yo ando en huelga de escribición –no me he sentido bien, sorrys– pero eso no impide que Deíctico haga de las suyas. E incluso que se internacionalice.

Para muestra, esto salió recién en el blog de Incannus, Bahamut y Chema, a quienes les agradecemos el fragmento para pegarlo acá aprovechando mi pasajera huelga escritorial:

En busca de Deíctico

No, no es la nueva entrega de Volpi, es el pingüino de la Rax. Resulta que lo andan buscando unos pingüinos italianos. ¿En qué andará metido? nadie lo sabe. Pero me sorprendió que justo ayer, uno de esos mafiosos de frac me abordara en el metro Zócalo. Iba yo con Eugenia y entrábamos en el metro, cuando uno de esos mafiosos se me acerca y con dulce voz me dice, no sin antes metamorfosearse en una monja pequeña y regordeta, «¿Sabe dónde puedo encontrar a Deíctico?». Estuve a punto de decirle: «claro, con Rax», pero una señal emitida por algún aparato radiofónico averiado, único vestigio de la cultura pingüinica de los remotos hielos perpetuos de R-5096, mejor conocido como Escabaraescabara, cuyos habitantes perecieron debido a una guerra entre pingüinos normales, pingüinos metamorfos y pingüirenas, salvo algunos que lograron escapar en cetaceos voladores [los cuales obviamente se esconden en el distribuidor vial de San Antonio], llegó a mi cabeza y me obligó a decir que: «el Diéctico que yo conozco, lo han mandado en una misión especial al Singapur saturnino, algo del fin del universo y Christopher Reeves apocalíptico, pero dudo que sea el mismo al que usted se refiere». Ella me dice: «Debe de serlo, hay pocos Diécticos que sean pingüinos», yo le contesté: «¿Lo ve?, al que yo hago referencia no es mas que un leopardo de las sabanas intra australianas que ha sufrido una mutación debido a los rayos microcósmicos de expansión lunar, por lo cual ha quedado convertido en una pelota de playa» [?].

Eugenia me jaló del brazo para apurar el paso y la mafiosa se nos quedó viendo con un dejo de duda en los ojos, mientras volvía a su forma pingüínica. Pido a los dioses, todos, que haya hecho bien.

JM

— posted by José at 11:14 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *