Categorías
Varia invención

Yo por eso no soy una vamp

Cuando uno piensa en una vamp, lo primero que le viene a la cabeza es algo más o menos así:

(Claro, la cantidad de ropa depende de la cochambrosidad del pensante en turno).

Pero hoy me topé con una imagen muy mona, de una vamp medieval recién descubierta:

la chica, una italiana, está quizá un poco delgada; pero no deja de verse sexy, ¿no?
Ah, el ladrillo en la boca es para que no vaya a alimentarse de la sangre de muertos enterrados en la misma fosa (o vivos de las casas circundantes).

En todo caso, dos cosas:

uno, la nota completa está acá

dos, yo por eso no soy una vamp: me gustan mis dientes sin adorno de ladrillo.

3 respuestas a «Yo por eso no soy una vamp»

mmm me gsta mas el estilo inframundo con balas ultravioleta y unforme de vinyl, se ve mas sexy y tecnologico jojo

Inconexo con esta entrada…pero…o al google reader le dió migraña o borraste la entrada de esa misma dolencia inconclusa.
Sobre esa: curiosamente creo que funcionaba así como estaba, dados los comportamientos esquizoides o en su defecto de posesión que se perfilaban arriba.
Es un buen final «No era su primera migraña (ni siquiera la primera de la semana)»
Pero eso digo yo…

Bloodbat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *