Como decía mi abuelita: lo prometido es deuda. Así que aquí está el nuevo raxxie-challenge, conocido en los bajos fondos (de mi conciencia) como el Chismógrafo-Raquelosito-Para-Ponerse-A-Escribir: en esta ocasión, en vez de proponer temas para hacer listas, dejaré por acá, una vez a la semana, una pregunta random. El ejercicio puede hacerse de varias maneras:

  1. Si estás trabajando alguna historia, responde la pregunta semanal desde el punto de vista de alguno de tus personajes (idealmente, el protagónico, o alguno que te esté causando problemas). Así, el ejercicio te servirá para la construcción dramática (no tiene que ser algo que vaya a aparecer en tu historia. De hecho, es parte del chiste: darle características a nuestros personajes que no tengan que ver con su conflicto principal sirve para darles dimensión).
  2. Si te interesa la autobiografía, responde la pregunta desde tu propia experiencia. Antes de ponerte a escribir respira un par de veces, con calma, y date chance de ver no sólo qué situaciones concretas recuerdas, sino qué sensaciones, sentimientos y atmósferas puedes relacionar con el asunto.
  3. Si lo tuyo es la autoficción, responde la pregunta desde tu propia experiencia, pero a partir de lo que podría haber pasado y no pasó: algo divertido, tenebroso, trascendental, qué sé yo.
  4. Si no tienes un proyecto específico, pero quieres ejercitar el músculo de la escritura, intenta escribir a partir de la pregunta durante un tiempo que establezcas de antemano, pero sin parar ni distraerte (ni ponerte a corregir). Sugiero que uses un temporizador y que comiences, por ejemplo, con tres minutos; y que vayas aumentando el tiempo conforme te vayas sintiendo más cómodo. Como si fuera cardio, pues.
  5. También se vale que lo respondas simplemente como chismógrafo, como una forma de conocerte mejor o de divertirte. Uno nunca sabe: capaz que en otro momento, cuando estés con un proyecto creativo, estos «pies» te sirven para empezar una historia, o para darle un rasgo a un personaje… ¡o te ayudan a romper el hielo en una fiesta!

Dicho lo anterior, me parece que serán los sábados los días en que ponga acá en el blog la pregunta y mi propia respuesta. Ojalá se animen a jugar :)

(Nota: por supuesto que me encantaría leer y comentar los textos de quienes quisieran sumarse, pero mucho me temo que es imposible por la carga de trabajo que tengo. Eso sí, el ejercicio en general y cada una de las preguntas semanales están pensados para que se puedan llevar a cabo sin necesidad de un «coordinador», «tallerista» o «maestro»).