No, porque es pecado


No, no: los domingos no escribo, no leo, no pienso, no como, no respiro…


2 respuestas a “No, porque es pecado”

  1. Dichosa usté.
    Ya me estoy olvidando de lo que es estar flotando placenteramente en el limbo dominical. Sospecho que los hombres grises se roban casi imperceptiblemente nuestro tiempo del fin de semana. Sólo pocos minutos cada vez, para que no levantar sospechas y en una de ésas nos encontremos anocheciendo en viernes y amaneciendo en lunes, sin trancisión. Ay, nanita, con razón no se debe escribir en domingo, mire las cosas que uno acaba por elucubrar.

    Abrazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: