Vino un escritor danés al Festival de Literatura Europea. Se llama Ib Michael (el escritor, no el festival). Habla un español bastante pasable pero, sobre todo, es simpatiquísimo. Dice que a los conquistadores españoles les faltó curiosidad y que él viaja ejerciendo una especie de imperialismo al revés: dejándose conquistar por el entorno, abriendo los ojos, permitiéndose tener dudas…
Muy lindo. Lásima que no puedo reproducir todo lo que dijo, pero realmente estuvo muy lindo.