El día en que estuve en primera plana


Mientras se me quita la torcedura de espalda y todo eso, les presumo del día en que aparecí en la primera plana de la Jornada, sin tener que matar a nadie ni aventar zapatos ni ser amiga de Paco Taibo, ni nada:

¡Saludos a mi abueeeee!


5 respuestas a “El día en que estuve en primera plana”

  1. Zuka:
    Sí, tengo entendido que si avientas los zapatos, hay pocas probabilidades de que te lo devuelvan. Aunque ya conocemos el adagio: «si amas un zapato, déjalo libre…»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: