Categorías
Varia invención

Las lechugas vampíricas

o tal vez

La pingüirena vampira

o quizá

Un misterio insoluble

Entre que Blogger anda de bajo impacto y el próximo jueves tengo examen de francés (je ne parle pas françois), me he sentido ya menos apuchurrosa, pero todavía sin ganas. No es cansancio exactamente, pero tengo una hueva de todo…! Veo la compu y me duele la espalda. Veo la tele y se me revuelve el estómago. Veo los pendientes trabajacionales y me dan ganas de dormir. Veo la cama y me dan ganas de bailar chachacha con una jirafa transexual.

En resumen, que ahora tengo más en común con la Reina Isabel (estoy de adorno) que con mi gato (que, curiosamente, también está de adorno, pero tiene la cara peluda. Aunque creo que la Reina Isabel también. Qué diablos).

Y claro, en los pocos ratos de lucidez me pregunto si no habré sido infectada por el virus de las Lechugas Zombimutantes venidas del inframundo escolar. Luego, me pareció recordar entre brumas que, mientras yo me marchito, los alucnos parecen cobrar vida y movimiento, y entonces llegué a la conclusión de que son wampiritos. Es claramente visible: vampiros mentales. Toman el aspecto de inocentes lechugas y cuando uno se descuida… ¡zzzzzup! le roban la voluntad. Ahora entiendo qué pasó con su anterior maestro. ¡ASESINOS! AAAAAAH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Aunque… tal vez no es así la cosa. Tal vez la Pingüirena tiene un canto sedante que no le hace nada a los pingüinos (Deíctico anda tan activo como siempre, organizando a los gatos de la colonia como acólitos de su nueva religión) ni a los gatos (mis gatos siempre han sido plastas). Y mientras, mis ondas alfa están al borde del coma. O del punto y coma. Es algo muy extraño.

Hay una tercera posibilidad: que entre el calor y la chamba esté mujarta (como decían en mi tierra) y si a eso le sumamos la carestía y los conflictos políticos (por el puro placer de agregar algo; lo mismo podríamos añadirle una taza de azúcar y batir a punto de nieve), pus el resultado es una Yo a punto de turrón.

Cabe una cuarta posibilidad: hay una conspiración en mi contra y me están poniendo pequeñas dosis de arsénico en la comida. Mis generales tendrán que rendirse. El pueblo llorará mi decadencia. Moriré en Santa Elena. Pero la historia me absorberá :P

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *