El plomero


Me despierto a las 7 de la mañana porque siento una mirada penetrante. Abro los ojos, junto a mi cama está parado un hombre de unos 40 años, muy muy gordo. Viste un mono y trae una caja de herramientas en la mano izquierda. Con la derecha blande una llave stillson.

–¡Oiga! ¿Qué hace aquí? –le pregunto, indignada

–Pos vine a hacer mi trabajo. Me llamó el señor P. Espín, reportando un grifo que gotea.

–¿¿¿???

–Así que con su compermiso…

y acerca su llave stillson a mi nariz.

–¡Oigame usted…! ¡Eso no es un grifo, es mi nariz! Gotea porque tengo gripa…

Discutimos un rato y tuve que pagarle 200 pesos. Me regresé a la cama. La garganta todavía lastima y, efectivamente, tengo una fuga que puede resultar molesta para mis inquilinos gargantales. Pero insisto, ese P. Espín se está pasando de lanza: hace un rato llamó un decorador de interiores que tenía órdenes de ponerme papel tapiz en las amígdalas!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: