Resulta que Alberto encontró un gatito abandonado y lo tenemos aquí, en espera de un hogar (aquí no puede ser: si insisto, mi padre nos obligará a buscar un hogar para tres gatos y una Rax).

Si alguien tiene corazón y espacio para un bicho lindísimo y con carácter enigmático, contáctenos antes de que no tengamos donde ser contactados.

Por su atención,

gracias