Raptada


Cielos, el moho se separó de los dedos y se convirtió en enormes Hombres-Moho que me tuvieron presa en lo que intentaban conquistar el mundo. No sé cómo logré escapar, ni por qué desaparecieron los hombres moho.

Pero aquí estoy, y me siento mejor. En cuanto descanse un poco, podré continuar con la historia de Exigentina :)

Y gracias a todos por la preocupación y sus muestras de apoyo!


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: