Categorías
Varia invención

Y siguen los spoilers

No ha sido falta de ganas lo que ha impedido el final de mi reseña. Más bien es que se me revuelven los acontecimientos de Van Helsing.

La culpa es de ellos, quién les manda meter tantos clichés juntos.

Vamos pues a lo que sigue.

Vancito llega a Transilvania con su amigo el monje/científico y son recibidos con malaondez por el pueblo en pleno (wow, no sabí que Transilvania entera era un pueblo… ni que el doctor Frankenstein era vecino de Drácula!). Justo en el momento en que la gente del barrio lo va a atacar, y pese a que es de día, llegan tres monitas aladas a intentar asesinar a lo que queda de la familia incestuosa: la muchacha, muy buenona ella, y siempre super maquillada y con el pelo en su lugar. Qué envidia.

Pero no contaban las monigotas con que estaba Van Charrasqueado en el villorrio, así que, sin mucho esfuerzo, les dispara una y otra y otra vez con una especie de ballesta/metralleta.

Es curioso que al disparar no le da a nadie, ni siquiera a los que van corriendo codo con codo con las vampis. ¡Eso es verdadera tecnología de punta!

Total, que mata a una de las monas y las otras dos, en vez de acabar con la chica guapa, huyen despavoridas. Hm. En esta parte, lo único regularmente mono es el corset de la chica guapa. Y un poquito, los efectos especiales, aunque por momentos se notan exageradamente exagerados. ¿Alguien vio ‘La Maldición’? Hagan de cuenta…

El valor y arrojo de Van Helsing se gana la admiración de la chica guapa. Por alguna razón, él la deja sola, dopada, y eso lo aprovecha un hombre lobo para intentar matarla. ¡Pero no es cualquier hombre lobo! Es el hermano incestuoso de la chica guapa, que ahora es -por alguna razón no del todo comprensible- esclavo de Draculero, quien lo envió a investigar quién era el jijo visitante que mató a su novia favorita número tres. (Luego va a resultar que Van Helsing y Dracula se conocían desde antes, por lo que todo eso de mandar a averiguar es ABSURDO, pero para ese momento la gente duerme o está embotada, o sigue con demasiada fruición los movimientos de la chica guapa como para pensar en el guión).

Y sigue siguiendo: montón de obstáculos, el reencuentro con el mostro de Franki, que en realidad es muy bueno y sólo quiere que lo dejen vivir tranquilo (como en tantas otras películas de mostros buena onda), la muerte del hermano incestuoso, la contaminación hombrelobesca de Helsing, y así, sigue y sigue y sigue…

Uff. Muero de sueño. Esto se vuelve eterno… la maldición de Van Helsing, se podría llamar. Ahí le sigo luego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *