Paradoja para las cabañuelas

diluvios

 

Hace rato que parecía que iba a llover me acordé de que mi abuela decía que el primer mes del año es el mes de las cabañuelas, ese método de previsión climática que consiste en adjudicar el clima de cada día al mes correspondiente por su número:

  • 1 es enero
  • 2 es febrero
  • 3 es marzo
  • 4 es abril

y así hasta

  • 12 es diciembre

Luego, se va en reversa:

  • 13 es diciembre
  • 14 es noviembre
  • 15 es octubre

hasta

  • 24 es enero

Entonces, se dividen los siguientes seis días en mañana y tarde:

  • 25 en la mañana es enero
  • 25 en la tarde es febrero
  • 26 en la mañana es marzo

y así hasta

  • 30 en la mañana es noviembre
  • 30 en la tarde es diciembre

El 31 se divide por horas, de ida y vuelta:

  • 1 am es enero
  • 2 am es febrero
  • 3 am es marzo
  • 4 am es abril

y así hasta

  • 10 pm es marzo
  • 11 pm es febrero
  • 12 am es enero

Yo, curiosilla como era, decía entonces: Pero si todo el mes de enero es para vaticinar el resto del año, ¿qué miden de enero los tres días, dos horas que le tocan de las cabañuelas? Mi abuela, en vez de contestarme, me veía raro, no sé si orgullosa de tener una nieta inquisitiva o harta de mis preguntas.

En fin. Ahora que recuerdo el asunto me pregunto: ¿qué pasaría si el mundo estuviera destinado a acabarse, no sé, digamos que en abril? Todo va bien los primeros días, pongamos por caso:

  • 1 de enero: frío y viento (corresponde a enero)
  • 2 de enero: hielo (corresponde a febrero)
  • 3 de enero: lluvias (corresponde a marzo)
  • 4 de enero: meteoritos asesinos y granizo de fuego (corresponde a abril)

¿Y luego? Si se va a acabar el mundo por completo en abril, lo lógico sería que no hubiera ningún clima a partir del 5 de enero. Pero entonces tendría que volver a haber clima el 21 de enero, que tendría que haber de nuevo meteoritos y fuego, seguidos de lluvias (el 22), hielo (el 23) y frío y viento (el 24). ¿Y entonces? De nuevo esos climas, alternados mañana y tarde el 25 y el 26, cerrando con más meteoritos y fuego, ¿no? Y tres horas de clima frío seguidas por fuego y meteoritos el 31 en la madrugada, un día entero de no-clima, y fuego y meteoritos a las 9 de la noche para tener lluvias a las 10, hielo a las 11 y frío y viento a las 12.

Ok hasta ahí. Pero hay varios problemas:

  1. ¿»No-clima» es onda ni frío ni calor o qué?
  2. Con tantos ataques de meteoritos asesinos y granizo de fuego, ¿sobreviviría el mundo a las cabañuelas?
  3. Si no las sobrevive, ¿quiere decir que la previsión cabañuelística se equivocó?
  4. Si se equivocó, ¿para qué o por qué hubo fuego y metoros?
  5. Si, por el contrario, las cabañuelas no incluyen lluvia de fuego y meteoritos y en cambio propone un clima normal para los días correspondientes a abril en adelante, ¿cuál fue el chiste de las cabañuelas?

Imagínense si, para colmo, el fin del mundo llega como un nuevo diluvio universal o, peor todavía, si la tierra se abre en dos para dejar salir al dragón volador que empolla en su centro. Lástima que ya no vive mi abuelita para compartirle mis nuevas dudas :(

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.